Edición Cero

Por Anyelina Rojas V.- Sin duda que uno de los políticos de la  Alianza, que se ha mantenido vigente en las últimas décadas, es...

Por Anyelina Rojas V.-

Sin duda que uno de los políticos de la  Alianza, que se ha mantenido vigente en las últimas décadas, es Ramón Alberto Galleguillo. Sus inicios se remontan a sus años en la radio;  -a inicio de los ochenta- primero como puesto de cancha en el fútbol; luego como locutor, para terminar  en una modalidad de conducción y animación. Quizás desde esa época la venga esta mirada más amplia y diversa, que le llevaron a entender la transversabilidad de los auditores –futuros electores-. Plataforma que hoy le permite prepararse para un tercer round  en Alto Hospicio.  

 Ramón Alberto Galleguillos, a decir del refrán popular, no tiene pelos en la lengua. Y saca ronchas con sus dichos, incluso, en su propio sector. Muchos, le sonríen de frente, pero por detrás temen a su agudeza y locuacidad. “Habla sin filtros”, le critican, pero a él, justamente, esa es la característica que le enorgullece de su personalidad, porque siente que se muestra tal como es; sin dobleces.
A solcitud de Edición Cero, el alcalde de Alto Hospicio hizo un alto en sus tareas para analizar el momento  político actual. Entiende las demandas sociales que emergen y son puestas en el debate público. Dice, por ejemplo,  que entiende que existen desigualdades, pero que el gobierno ha hecho un gran esfuerzo por buscar soluciones 
-¿Le parece entonces, que las estrategias que ha empleado el Gobierno para manejar la situación actual son las adecuadas y las correctas?
-Creo que van por el camino correcto, independiente que hay gente obstinada, que no quiere entender  y escuchar. Hoy día… ¡el movimiento se desgrana, pues! Hay gente que está de acuerdo con lo que ofrecen, si bien, no en todo, a lo menos es una buena señal de inicio de negociación. Y hay otra gente que se cierra a todo. ¡Ese es el panorama que tenemos hoy en el país! Nosotros no tenemos porqué estar divididos, en consecuencia –y siempre lo digo-, los problemas del otro, ¡son exactamente los mismo problemas míos!…  Yo también tengo hijos en la educación superior, donde se pagan aranceles. Y creo que hay mucho abuso en esa materia… la desigualdad, la redistribución de las riq uezas…

-¿Cómo, así?
-¡Es que estoy de acuerdo, en eso!, ¿por qué no podría estar de acuerdo?, Porque pienso políticamente distinto a otra persona.. ¡No! Si esto no es feudo ni fundo de nadie. Creo que es  de todos, pero para eso están los márgenes, está la  Constitución de por medio, que nos da deberes y nos da derechos. El sagrado deber de un ciudadano, es ser respetuoso del otro.

-Alcalde, en el terreno político y apelando a la agudeza de su análisis ¿cuál cree usted que será el costo para el sistema político chileno? Por ejemplo, pensando en temas electorales…
-¡Pésimo, pues! Usted ve que la Concertación, que hace una oposición bastante  obstinada –no todos, porque algunos están muy bien en su razonamiento, lamentablemente son los menos-  ¡está azotada en el suelo! Está muy por debajo del margen del  Presidente Piñera. O sea, yo diría que la Concertación ya están sepultados. Y el gobierno va haciendo lo propio… yo no sé cuánto le va  a arrojar la próxima encuestas…

-Entonces lo que tenemos hoy baja en las encuestas en la Concertación; baja en el gobierno. ¿Se produce un vacío, no?
-Se produce un vacío. Y ahí está el tema de  la alternancia. ¿Quién va a ser la alternancia en la Concertación para el 2014? ¿Quién va a ser la alternancia para el Gobierno actual para el 2014?

-¿Qué dice la mirada de Ramón Galleguillos?, ¿Qué es lo que se nos viene?
-Que va a aparecer un bicho raro, ofreciendo la panacea y las soluciones ¡Y capaz que voten por él!

-¿Un caudillo?
-¡Capaz, pues! Si hoy día están dadas las condiciones. Pero aún así, confío plenamente en nuestro país, en nuestra gente. Mire, estos son temas coyunturales, esto va a pasar; esto no va a perdurar en el tiempo. Vamos a llegar a acuerdo, se van a tranquilizar las aguas y todo volverá a la normalidad. Creo y confío plenamente que  vamos a ser cautelosos con esta  democracia, porque esta democracia que se resintió en tiempos que ya pasaron, fue por una responsabilidad de todos nosotros, los actores políticos. Yo era un joven en todo caso, tenía 17 años, pero esa experiencia no podemos olvidarla…

-…Por el  obstinamiento y por no escuchar. ¿No le parece que son elementos que hoy día también están presentes?
– Imagínese usted que si en el año setenta hubiésemos tenido la posibilidad de hacer todos estos barullos. Todos estos movimientos… Pero no era así la cosa. Era un Chile más chico; era un Chile con tanta necesidad, no el Chile moderno, del Siglo XXI, que hoy tiene tanta necesidad, pero teniendo tecnología, por ejemplo; más empresa, más desarrollo. Y ahí entramos a un tema que es latigudo,  que es el crecimiento económico.

-¿Y?
-Es que alguna gente se preguntará ¿y qué tiene que ver el crecimiento económico? ¡Tiene que ver, pues! Si un país crece al 7%,  está dando garantías de inversión. Y si no tenemos inversión, no vamos a tener empresas; si no tenemos empresas, no vamos a generar mano de obra; y si no generamos mano de obra, aumentan los niveles de cesantía. Entonces hay que entrar a complementar. ¡Estoy de acuerdo que nadie vive con ochenta lucas! Y que los empresarios debieran hacer un esfuerzo… ¡no,  ¡tres esfuerzos debieran hacer para arreglar un poco los sueldos! Pero también hay que decirle al trabajador que si quiere ganar más ¡tiene que capacitarse!  Porque cuando uno se capacita, puede optar ganar más.

 Tercer round alcaldicio

-Alcalde, vamos ahora a sus propias aspiraciones electorales. ¿Siguen siempre en Alto Hospicio?
-He tomado la determinación  de quedarme en Hospicio, definitivamente…

-¿Muy a pesar de sus aspiraciones más profundas  en su corazón que miran a Iquique?
-¡Bueno pues! ¿A quién no le gustaría, siendo iquiqueño, terminar como alcalde de Iquique? Pero yo tengo que ser respetuoso y consecuente con la decisión de la señorita Dubost. Si la señorita Dubost toma la decisión de repostularse, yo no puedo hacer nada…

-¿La tónica suya siempre ha sido ponerse en un segundo lugar?
-No, no creo. Si lo miramos por el lado político nuestro, quizás, pero siempre he sido muy respetuoso; yo no atropello ni paso a llevar a nadie, porque no es bueno.  Y en otras incursiones que he hecho, cuando me postulé para alcalde en Alto Hospicio, fui la primera opción, porque era el candidato más perfilado, después de haber sido 12 años concejal en Iquique.  Ahora,  definitivamente me quedo en Hospicio en un tercer periodo, aunque usted sabe, que en política,  hasta hemos visto muertos cargando adobe, pero todo depende –se lo digo de verdad-  de lo que vaya a tomar como decisión la señorita Dubost…  Ahora, le digo, hay gente que me dice ¡váyase por el lado!…

-O sea, estamos igual que el senador Fulvio Rossi, que está esperando lo que decida la ex presidenta Bachelet…
-Bueno, yo estimo y quiero mucho a Fulvio… Pero si me pregunta a mí, cual es la visión que tengo yo  de futuro de país para el 2014,  en  la Concertación, lo tengo súper claro; hay dos candidatos que no tienen ni siquiera necesidad de ir a una primaria. O es Bachelet o es Ricardo Lagos. ¡No hay vuelta que darle! Y eso uno no tiene porqué ocultarlo. ¿Qué no lo puedo decir porque hay gente en mi sector que se va a enojar?, ¡pero porqué, pues! A mí me tocó trabajar con los dos. Trabajé con Ricardo Lagos y trabajé con la Dra.  Bachelet. Y me fue re’bien, le puedo decir. Entonces, si nosotros no vamos a ser la alternativa de gobierno por a, b o c motivos, estoy tranquilo, porque igual tendré que seguir trabajando con ellos.  Y más le digo, creo que es mi último periodo.

-Estamos viendo que hay generaciones que emergen y dan un golpe a la cátedra. Probablemente asuman posiciones de liderazgo en la construcción de país…
-Y me parece muy bien. Creo que no hay que perpetuarse

-¿Y el parlamento?
-No sé, quizás, podría ser una diputación…tendría que verlo, depende de las condiciones. Pero de verdad le digo, creo que ya cumplí, incluso con mis anhelos, incluso de juventud.  Piense que empecé como concejal en Iquique el año 92, cuando era relativamente mucho más joven. Sin embargo estoy de acuerdo con usted, hay que dar tiraje a la chimenea. El problema está que la juventud no está interesada en este tema.  Todo este movimiento no va a consolidar en inscripción en el voto voluntario… se van a resistir igual, porque en realidad está tan desprestigiada la clase política, que alguien que tiene una convicción, por formación dirá si soy una persona correcta, no me voy a ir a desprestigiar en la política…

-¿Entonces?
-Quiero decirle a esos jóvenes que piensan así, que tengan confianza, que la política es el arte de gobernar y que no todos los políticos son corruptos o sucios.

-Volvamos a Hospicio. En una frase, ¿a qué atribuye su liderazgo en la comuna que representa?
-Es una pregunta un poco larga.  Creo que la gente hoy día no responde a la tendencia política de partido y apuesta por las personas. Por eso la persona debe ser como es, honesta, sencilla.  En mi caso, ¡si hay gente de izquierda que también vota por mí! Porque los votos son transversales…

-Y hay gente de izquierda que lo espera en sus partidos, también…
-Bueno, ahí veremos. Si los muchachos de la Alianza se portan mal, tendremos, como dicen en el sur, tendremos que ahuecar el ala no más, pues…