Edición Cero

Ni la Concertación ni la derecha podrían canalizar las demandas de lo que Mauro Grimaldos, presidente regional de la CUT, denomina como “revolución social”....

Ni la Concertación ni la derecha podrían canalizar las demandas de lo que Mauro Grimaldos, presidente regional de la CUT, denomina como “revolución social”. Por ello, su llamado es que se unan todos los sectores, para poner en la mesa “los temas que de verdad le interesan a la ciudadanía. Hoy somos más de cinco mil y mañana esperamos ser diez mil, veinte mil y así seguir sumando para hacer realidad todos los cambios que los chilenos quieren”, señaló el dirigente.


En medio de la jornada de protesta, quisimos indagar más, acerca de lo que orienta el movimiento  impulsado por los trabajadores.

-En concreto ¿qué significa este movimiento?
-Hoy día estamos iniciando una revolución social, donde esperamos, ser  los trabajadores  quienes labremos nuestro camino. Hemos depositado la confianza en los políticos y los políticos no han estado a la altura de nuestras demandas; ni han respondido a nuestras inquietudes ni a nuestras necesidades. Por eso hoy se hace necesario que los trabajadores pongamos sobre la mesa cuáles son nuestras demandas. Es lo que estamos haciendo hoy.

-Pero si nos ponemos en un plano institucional, de gobernabilidad, ¿qué va a pasar de acá al 2014?
-Vemos que hay un gran descontento social, que los políticos no están a la altura de lo que queremos. Nosotros como trabajadores, como ciudadanía debemos ser capaces de poner nuestros propios representantes. Hoy día lo que tenemos, o es la Concertación o es la derecha. Y ninguno de los dos nos representa, porque ninguno de los dos es capaz de cambiar la Constitución que nos dejó Pinochet.

-Entonces, ¿eso es el caos?
-No es el caos. Es el llamado a organizarnos. Es el llamado a que enfrentemos nuestra realidad como ciudadanos, como estudiantes, como trabajadores. Con la unidad podemos organizarnos y demostrar que podemos ser capaces de gobernarnos nosotros mismo.

-¿Qué esperan? ¿Qué surja unaa figura? ¿Negociar con algunos sectores? En definitiva, ¿Quién daría gobernabilidad al país el 2014?
-Quien  dé gobernabilidad va a ser la persona que tenga los pantalones suficientes para hacer las reformas que por años hemos esperado. Me refiero a las reformas constitucionales, las reformas al Código del Trabajo, y todas estas necesidades respecto a la educación pública. Porque antiguamente teníamos educación pública. ¿Y por qué ahora no? Lo mismo, la salud, es una precariedad de la salud la que tenemos. Entonces a lo que apostamos es que estén las personas que tengan  la disposición y las ganas de hacer todos los cambios a los que aspiramos. Y esa persona no la hemos encontrado todavía.

-¿Eso será como “izquerdizar” esta revolución social de la que hablabas?
– No sé si izquerdizar, pero lo que sí tengo claro, es que hoy día tenemos que pelear por nuestros derechos, porque lo que nos afecta, son problemas transversales. No hay diferencias de color político ni de nada; al contrario a todos  nos afecta por igual. Ese es el llamado, que nos unamos moros y cristianos. Todos por igual. Unámonos y hagamos frente a esta desigualdad.