Edición Cero

Al cumplirse 38 años de nuestro 11 de septiembre, ceremonias como la realizada en la puerta del Cementerio 3 de Iquique, por la Agrupación... A 38 años del 11 de septiembre la herida sigue abierta

Al cumplirse 38 años de nuestro 11 de septiembre, ceremonias como la realizada en la puerta del Cementerio 3 de Iquique, por la Agrupación de  ex Prisioneros Políticos de Pisagua, dan cuenta que todavía hay heridas que nunca van a cicatrizar, mientras existan los detenidos desaparecidos; mientras existen familias que no tienen una tumba donde llorar a sus muertos.

En Iquique, esta nueva conmemoración del golpe militar, reunió a los ex presos políticos, a sus familiares, amigos, como también a familiares de detenidos desaparecidos en dos actos. El primero se realizó al mediodía en el frontis del Cementerio 3 y, posteriormente en el Mausoleo “Para que Nunca Más”, ubicado al interior del camposanto, y el segundo acto, una velatón, que se efectuó a partir de las 20.00 horas, en romería, desde la Plazoleta “Salvador Allende” hasta el Cementerio 3.

Al mediodía, los integrantes de la Agrupación de ex Prisioneros Políticos de Pisagua, repitieron la tradicional y emotiva ceremonia que realizaban en la Plaza Condell, donde instalaban paneles con publicaciones que daban a conocer los bandos del gobierno militar y posteriormente cuando 1990 se encontraron los cuerpos de algunos prisioneros de Pisagua.

En la oportunidad, el único orador fue Héctor Marín Rosell, presidente de la Agrupación de Detenidos Desaparecidos  y Ejecutados Políticos de Iquique, quien manifestó que “para nosotros es importante hacer memoria, y la memoria se hace de cara al país…”, frase posterior al recuerdo de la alegría que significó la conquista de la Democracia y el sabor amargo que dejó el esfuerzo realizado por gobiernos de la Concertación para evitar que Augusto Pinochet fuera juzgado en Londres.

Marín Rosell, destacó los saludos enviados por el director del Instituto Médico Legal, doctor Patricio Bustos; por María Troncoso de Talca y Leyla Nash, hermana de Michael Nash, conscripto, integrante de las Juventudes Comunistas, fusilado en Pisagua. Después se entregó un galvano a Elena Espinoza y a Odesa Flores por han dedicado sus vida a la promoción y defensa de los Derechos Humanos.

Luego de la sobria ceremonia realizada a un costado del Cementerio 3, los participantes de esta emotivo acto, con claves rojos, ingresaron al camposanto, para  depositar los claves en las tumbas de sus amigos y familiares  sepultados en el Mausoleo “Para que Nunca Más”.