Edición Cero

Ochenta internos del Centro de Detención Preventiva de Pozo Almonte serán los beneficiados directos del convenio suscrito entre Gendarmería de Chile y el Instituto... Convenio de Gendarmería e Indap beneficia a 80 internos de Pozo Almonte

Ochenta internos del Centro de Detención Preventiva de Pozo Almonte serán los beneficiados directos del convenio suscrito entre Gendarmería de Chile y el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap), que se concretó con una ceremonia  realizada en la Seremi de Justicia, donde el director nacional de Gendarmería, Luis Masferrer  y el director nacional de Indap, Ricardo Ariztía de Castro pusieron la firman para dar el vamos al convenio subcrito.

El acuerdo de colaboración  beneficiará a los internos, que cumplen condena en el Centro de Detención Preventiva de Pozo Almonte, se concretará a través del desarrollo de un proyecto agroindustrial de capacitación que permita reforzar sus aptitudes como productores agrícolas.

El objetivo es desarrollar una experiencia conjunta para generar competencias en temas agropecuarios y de jardinería en los reclusos del Centro de Detención Preventiva de Pozo Almonte, que les permita contar con herramientas para la inserción laboral una vez recuperada la libertad, propiciando el acceso de los potenciales usuarios-internos a beneficios, actividades, y apoyos que mejoren su calidad de vida, así como la de sus familias.

Entre las propuestas, se busca implementar una parcela-taller con capacidad pedagógica y productiva, orientada a la capacitación de la unidad penal, desarrollar gestiones orientadas a la adquisición de equipamientos, maquinaria e insumos para mejorar el sistema productivo, desarrollar gestiones orientadas a la obtención de recursos para el desarrollo de un plan de capacitación teórico y práctico, de competencias acreditables a desarrollarse en la parcela-taller.

También, capacitar a internos que, a la fecha de cumplimiento de condena, posean las herramientas técnicas para desarrollar la actividad silvoagropecuaria como fuente de ingresos, potenciando su inserción social y laboral y propiciar la comercialización de los productos, a fin de generar ingresos de los reclusos pertenecientes al programa, concibiendo un encadenamiento comercial, en estricto apego a las normas vigentes en materia de compras públicas, con otros entes e instituciones tanto públicas como privadas.

El terreno donde se instalará la parcela-taller cuenta con un sector de aproximadamente 800 mts2 que ha sido cultivado con anterioridad. Este terreno presenta condiciones agronómicas favorables para su explotación agrícola, presentando principalmente potencial para cultivar hortalizas de hoja e inflorescencia, entre las que se encuentra, acelgas, cilantro, cebollín, lechuga, brócoli. Otros cultivos que se pueden establecer corresponden a betarraga, ajo, cebolla, melones, zapallo, estos dos últimos con mayor grado de limitaciones estando supeditados a obtener más información sobre la calidad de agua de riego y suelo