Edición Cero

Mauricio Chipoco.- Fotografías: Ricardo Herrera.  Deportes Iquique finalizó su actuación en la Copa Bridgestone Sudamericana con un empate frente a la Universidad Católica, una... Deportes Iquique: Se acabó el sueño

Mauricio Chipoco.-
Fotografías: Ricardo Herrera. 

Deportes Iquique finalizó su actuación en la Copa Bridgestone Sudamericana con un empate frente a la Universidad Católica, una participación que, contra todos los pronósticos, mantuvo la ilusión de los celestes hasta el final.

Deportes Iquique y Universidad Católica empataron 0-0  en el estadio Tierra de Campeones, en el duelo de vuelta por la segunda fase de la Copa Bridgestone Sudamericana, lo que, sumado a la victoria cruzada como local en San Carlos de Apoquindo, marcó el final de la participación de los dragones en su primera copa internacional en 33 años de historia.

 

Las apuestas previas tenían como claro vencedor al equipo cruzado, sobre todo por el dominio mostrado en el duelo de ida en la precordilera la semana anterior. Sumado al momento futbolístico más regular del equipo de la franja, hacían difícil pensar en que Iquique pudiera contrarrestar el poderío de los capitalinos. Sin embargo, fueron los dirigidos por Fer

nando Vergara los que tomaron la iniciativa, copando el mediocampo con Sanhueza, Meléndez y Taucare y apostando a la salida pulcra del “Rengo” Díaz y a la velocidad y la potencia de Ojeda y Bogado, quienes complicaron en los primeros minutos a la defensa cruzada. A pesar del buen arranque, con el correr de los minutos Mirosevic y compañía se apoderaron del balón haciéndolo circular en las cercanías del área iquiqueña y abriendo la cancha especialmente por el lado de Cereceda, creándose las mejores opciones de peligro. Así se fue el primer tiempo, con Católica dominando, pero sin mayor profundidad. El empate les servía.

La segunda etapa comenzó casi como un calco de la primera, pero con una Católica más contenida y con un Iquique que sabía que un gol los dejaba sorprendentemente en la siguiente fase. Los ingresos de Donoso y Ramos graficaban que se iba por ese preciado tanto y, con más pundonor que fútbol, el cuadro celeste se fue en busca del pórtico de Toselli. Dos factores impidieron en buena parte el éxito de los celestes: el manejo de los universitarios en mantener el resultado y la mediocre actuación del árbitro Eduardo Gamboa, que si bien no fue determinante en el resultado, si lo fue en el trámite del partido. A  faltas similares, siempre los perjudicados fueron los iquiqueños.
 
El ingreso de Gigena ya evidenciaba el todo o nada para conseguir un resultado que podía haber cambiado la historia, pero que nunca llegó. Queda la conformidad en la hinchada si, que el equipo de Vergara demostró algo que se echaba de menos en el Tierra de Campeones, la actitud extra que hay que poner en la cancha cuando lo futbolístico no es suficiente. Así terminó la participación histórica de Deportes Iquique en una copa internacional, con un empate que hasta hace dos meses se veía inalcanzable, pero que impensadamente, hoy deja con gusto a poco y con la sensación de que la clasificación estuvo al alcance de la mano.