Edición Cero

El ministro de Obras Públicas, Laurence Golborne acompañó a las autoridades del Ministerio Público, de la Policía de Investigaciones y de la Dirección General...

El ministro de Obras Públicas, Laurence Golborne acompañó a las autoridades del Ministerio Público, de la Policía de Investigaciones y de la Dirección General de Aguas, DGA, en el cierre y sellado de pozos, e incautación de las maquinarias destinadas a sacar el agua, en más de 20 pozos, para la operación minera del grupo Cosayach, de propiedad del empresario Francisco Javier Errázuriz. Mientras, diputado Hugo Gutiérrez insiste con proyecto de ley en el que pide mayores sanciones para el delito de hurto o robo de agua.

La Dirección General de Aguas presentó al Ministerio Público los antecedentes de las fiscalizaciones realizadas en reiteradas ocasiones a las plantas del Grupo Cosayach, lo que permitió incautar 20 bombas de agua que extraían el vital elemento.

En el sector de Cala Cala, en las cercanías de la planta Cosayach, ubicada en la comuna de Pozo Almonte, Golborne anunció que se presentará un proyecto de ley para dotar de mayores atribuciones a la DGA para acelerar estos procedimientos y endurecer las sanciones y penas de quienes infrinjan la normativa.

Además declaró que “estamos muy satisfechos que finalmente nuestra investigación concluya en sanciones concretas de los tribunales. Este es un proceso que lleva dos años, donde se ha identificado a quienes están sacando agua sin tener derecho para que ello ocurra”.

Respecto a las sanciones, actualmente por una captación ilegal de agua, la multa puede ascender a $ 400 mil, cifra poco relevante para la magnitud del agua que se está captando. Con la nueva normativa a proponer se pretende llegar a 200 millones de pesos en caso de reincidencia, aumentando también las penalidades en la tipificación penal de estos delitos.

La captación no autorizada de agua resulta altamente perjudicial para la zona que se abastece del recurso que proviene de la napa subterránea ubicada en la Pampa del Tamarugal, pues dadas las características de este ecosistema el agua se renueva lentamente por lo que la sobreexplotación conlleva el riesgo de sequía natural. Además producto de esta irregularidad disminuye el caudal, la disponibilidad y la calidad del agua para el resto de las personas que viven en este sector y para los pequeños agricultores.

Diputado Gutiérrez

Por su parte, el diputado Gutiérrez, que compartió vuelo con Golborne en su venida a Iquique, éste le manifestó al parlamentario, que estaba en conocimiento del proyecto de ley que presentara hace algún tiempo, donde pide el aumento de las penas por la sustracción de agua y mejor fiscalización de la DGA.

Principalmente porque así como está la normativa hoy, a las empresas infractoras les resulta, incluso rentable, pagar las multas y continuar con las faenas.

En el proyecto de ley que presentara el diputado Gutiérrez, está pidiendo que se aumenten las penalidades para quienes sustraen o hurtan el agua, “cuya penalidad es de presidio menor en su grado mínimo. Estoy pidiendo que se le aplique la misma penalidad que se le aplica a la sustracción o robo de electricidad, que creo que es el símil que debiera hacerse con el agua”., señaló el parlamentario.

“No es posible que la penalidad a quien hurte, sustrae  o robe electricidad tenga una penalidad de presidio menor, en su grado máximo, eso, en relación a un delito de bagatela (poco frecuente) como es la sustracción de agua, sobre todo en regiones como la nuestra donde hay escasez y donde la viabilidad histórica  está dada, justamente, por la existencia de agua. En consecuencia los que roban agua, deben recibir sanciones ejemplares”.