Edición Cero

Como una respuesta “masiva, magnífica y contundente”, calificó la Unión de Empresarios de la Zona Franca de Iquique, (UE) el inicio de la paralización... Hecho inédito: Zofri repleta, pero de manifestantes; módulos no atendieron

Como una respuesta “masiva, magnífica y contundente”, calificó la Unión de Empresarios de la Zona Franca de Iquique, (UE) el inicio de la paralización que se registró a contar de esta mañana, en ZOFRI, con casi la totalidad de los módulos cerrados. También se sumaron los camiones, que enfilaron desde el Puerto hacia el recinto franco,  sector automotriz, logístico y trabajadores.  De no mediar un cambio de giro en la sociedad administradora, en el sentido de recoger las demandas de los empresarios, la paralización continuará mañana, tal y como estaba prevista por la decisión de la asamblea.

La movilización comenzó a gestarse a eso de las 10.30 de la mañana, en el frontis del Mall, lo que corresponde a la Puerta 5, a la espera de la apertura diaria, de las 11.00, hecho que resultó imposible, ya que los módulos no abrieron y los pocos que lo hicieron, debieron cerrar ante la masiva cantidad de  manifestantes.

Desde esa hora, gran cantidad de usuarios se congregaron con pancartas, haciendo sonar los pitos y gritando más de alguna consigan, haciendo rememorar otras movilizaciones que se viven en el país.  Más tarde y una vez que se sumó una columna del sector automotriz, recorrieron en masa el sector de los módulos, manifestanto su protesta y cerciorándose que no hubiesen locales atendiendo público. Todo ello en un marco de tranquilidad y sin que se produjeran incidentes

En su calidad de presidente de la Asociación de Empresarios Isaa Jaafar, se manifestó gratamente complacido por la respuesta de los usuarios. Tal es así que casi la totalidad de los módulos permanecieron cerrados. “Nosotros estamos acá, convocados por nuestros asociados y vamos a seguir en esta lucha”, señaló.

A la vez, frente a la posición contraria al paro, manifestada por la Asociación de Usuarios (UZ)., el dirigente gremial, de nacionalidad libanesa expresó que “somos mayorías, si los otros no quieren ir al paro, es su problema, pero los que estamos acá, somos muy representativo de los empresarios de Zofri”.

También se manifestó disponible al diálogo convocado por la Intendenta Luz Ebensperger. “Nos vamos a sumar, en la medida que el diálogo, se haga en serio. No estamos en contra el diálogo, confiamos en las autoridades y esperamos que pronto nos den una solución”.  Más aún, señaló que si desde la sociedad administradora les dan una garantía de solución, conversarán con sus asociados para modificar la estrategia de paralización.

En la explanada, también estuvo el gerente general de la asociación, Juan Morales quien reiteró una seguidilla de críticas contra la sociedad administradora, Zofri S.A., que, en definitiva, fue lo que motivó la jornada de protesta. “Hemos venido planteando nuestras problemas desde hace 3 meses, pero pareciera que no existe voluntad de solucionarlos. Entonces, si se frenan las inversiones, se frena también el empleo”. De allí que los trabajadores también se sumaron a la paralización.

Reiteró Morales que hay “mucha incertidumbre para los empresarios, porque la Sociedad administradora, por ejemplo,  no renueva los contratos en los plazos como fuera lo deseado.  La concesión del Estado es hasta el 2030, pero no opera esa misma lógica para los empresarios.

También se quejó de las condiciones de venta de las instalaciones de los usuarios. “Si algún usuario vende algún galpón, se introducen muchas cláusulas que prácticamente están obligando a las empresas a que tenga que vender sus instalaciones a la sociedad administradora.  Y no está dentro de sus facultades tener el monopolio de galpones y bodegas”.

En la misma línea de Isaa Jaafar, manifestó que la mesa de diálogo le parecía “fantástica” y que si nos invitan, nosotros nos sumamos”, pero en el entendió que se avance en solucionar los problemas.   “Nos hemos aburrido de plantear temas a la administración.  Si nos dicen que se van a resolver los problemas, entonces levantamos el paro”.

Oficialmente se habló de un 85%  a 90% de adhesión a la jornada, lo que se calificó como un “éxito total” y una contundente demostración de fuerza y representatividad.