Edición Cero

Justo mientras se desarrollaba la CONFECH, en la UNAP y partían los incidentes en las afueras del campus universitario, el mundo evangélico de Iquique,... Iglesias evangélicas en su día,  realizaron “Marcha para Jesús”

Justo mientras se desarrollaba la CONFECH, en la UNAP y partían los incidentes en las afueras del campus universitario, el mundo evangélico de Iquique, con la participación de unas 32 iglesias, se reunían en la Plaza 21 de Mayo, en un encuentro de alabanza y oración pública, denominado “Marcha para Jesús”, el que concluyó con un concurrido culto.

Entre cánticos de inspiración religiosa y multicolores carteles y pancartas de alabanzas religiosas, los evangélicos mostraban su incondicional fe cristiana. Lideraba la actividad el Obispo presidente de la Unidad de Pastores Evangélicos de Iquique, Rubén Sepúlveda. “Nuestro único propósito es dar a conocer el nombre de Jesús. No somos una organización que compite con nadie ni con nada. Nuestro mensaje es de fe y de amor para toda la ciudad”, señaló

Rubén Sepúlveda, en sus últimas declaraciones, con motivo del Te Deum Evangélico, causó una fuerte polémica al oponerse y rechazar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Si bien, señaló que mantiene la misma postura, culpó a la prensa de sacarlo de contexto y sólo incorporar los aspectos más polémicos y mediáticos.

Dijo el pastor que los homosexuales son acogidos en dignidad como seres humanos, pero eso no quiere decir que se propicie un matrimonio anti natural, entre personas del mismo sexo. Asimismo, le parece que las uniones civiles constituyen la antesala para debilitar la institucionalidad del matrimonio.  “Hay un diseño de Dios para el matrimonio y eso no lo podemos alterar”

“Nosotros no podemos imponer nuestra moralidad a otras personas. Pero exigimos que una minoría no nos presione para que la mayoría acepte algo que no es”.

Finalmente el obispo evangélico señaló que hoy, quería poner el acento en la manifestación de fe las  iglesias evangélicas, que adhieren fielmente al mensaje cristiano. “Con cánticos y alegría alabamos a Dios y celebramos el día de la iglesia evangélica”, concluyó