Edición Cero

Por Anyelina Rojas Valdés.- Connotado dirigente del mundo marítimo portuario; de aquellos duros, que hizo temblar a más de una autoridad, local y nacional.... Jorge Silva Berón, desde la primera línea de la lucha, a la asesoría sindical

En ciudad de Berna, Suiza

Por Anyelina Rojas Valdés.-

Connotado dirigente del mundo marítimo portuario; de aquellos duros, que hizo temblar a más de una autoridad, local y nacional. El mismo que en el momento más candente de la lucha, fue agredido por funcionarios ligados a la Armada. El mismo de quien se pensó sería un candidato del sorismo,  pero que hoy está lejos de la primera línea, y se mueve principalmente por Latinoamérica, asesorando a diversas organizaciones de trabajadores. ¿Qué fue de él?  Es lo que indagamos en esta entrevista.

Jorge Silva Berón o simplemente “Silva Berón” como se le conoce, llegó puntual a la cita periodística. Y sin su característico  jockey que usaba casi cabalísticamente en todas sus apariciones públicas.  Por eso, la pregunta…

-¿Qué fue del jockey?
-Todavía lo uso. Es algo emblemático y a medida que me he movido en diferentes partes ha ido cambiando, porque le voy agregando recuerdos que me regalan   Estuve con jockey con  el presidente Lagos, con el ex ministro Insulza y muchas otras autoridades. Ellos muy formales y yo así. 

-Qué representaba?
-Es algo emblemático, que representa un movimiento. Si revisas a lo largo de la historia, los trabajadores siempre llevan algo que cubre su cabeza. Para mí fue y sigue siendo un símbolo de lealtad con los trabajadores, con la democracia; en definitiva un símbolo de lealtad conmigo mismo porque, lo que digo en definitiva, es “soy como soy” y el que quiera hablar o discutir conmigo, lo va a hacer aceptándome como soy. Me ha dado lo mismo estar con un mandatario o con un gran empresario…

-En definitiva, ¿qué fue del personaje “Silva Berón”, aguerrido, que lideraba el movimiento sindical; de ese dirigente que ya no vemos acaparando portadas?
-Esto es como un engranaje que da vueltas. Y uno es parte de ello. Para ser sincero, creo que cumplí una etapa que me dio muchas satisfacciones, muchas alegrías y también tristezas. Igual eso me tiene  reconfortado… por lo que tuve que hacer en su momento. Era mi aporte a lo que fue el movimiento sindical, no sólo portuario, también a nivel latinoamericano, internacional, en términos de la solidaridad. Cumplí una etapa.

-¿Así de claro?
-Es que hoy día creo que ha pasado mi tiempo de dirigente sindical, aún cuando sigo contribuyendo  desde otros estamentos a la causa del mundo obrero. Hoy día estoy asesorando a algunos movimientos latinoamericanos principalmente  y que tienen relación con la misma lucha que dimos acá, que es una lucha que se repite en distintas lugares y puertos de todo el mundo.

Cuestionamiento al modelo económico

-A tu juicio ¿cuáles son las demandas comunes en esta lucha?
-Están relacionadas principalmente que acá tenemos que existe el capital y existe el trabajo. Y no hemos logrado que el capital sea beneficioso para el trabajo; que el trabajador tenga una justa retribución por lo que hace; que el trabajador se sienta parte importante de esa maquinaria que se llama industria. Lamentablemente tenemos la clase empresarial y los modelos económicos existentes en el mundo, nos ponen en una posición cada vez  más distante,  porque somos verdaderos números, o verdaderos instrumentos que utilizan las empresas para mover para acá o para allá. O de repente toman una goma y borran los números que representamos y nos acabamos como trabajadores.

-Entonces tú hablas más bien de un modelo…?
-Creo que es un modelo implementado a nivel mundial, donde Chile ha sido el centro de experimentación de un montón de políticas elaboradas en algunas universidades por economistas conservadores, que lo único que quieren es hacer al rico más rico y al pobre más pobre.

Candidaturas

-Hace un par de años, tuviste un pick como dirigente. Se decía que tenías perfil de candidato. ¿Por qué no diste un paso hacia la política?
-¿La firme? No me gusta asumir responsabilidades político partidista, porque política también es la que se hace desde el movimiento sindical.  Creo que está tan podrido el sistema imperante, que a uno lo lleva como a retractarse de ser parte de ese grupo  que hacen y deshacen en beneficio propio y en contra de las grandes masas que los elijen.  Personajes importantes del quehacer político local y nacional, me plantearon el tema de una candidatura, incluso en algún momento me dijeron que podría ser como este diputado Alinco…  y que podrían prepararme…  Pero razonando sinceramente, no me gustó nunca…

-¿Por las críticas que haces?
-Claro, por las críticas que hago, porque siento que uno debe ser consecuente. Por lo tanto no voy a pensar algo y hacer lo contrario.

-Esas críticas a la clase política, también la hacen los trabajadores a su clase dirigencial…
-Creo que también soy parte de algo que le he comentado a varios jóvenes futuros dirigentes. Uno de los grandes problemas que tenemos a nivel nacional y latinoamericano, es esta rotativa de dirigentes que nacen siendo dirigentes de un sindicato y mueren en el mismo cargo. Eso no permite una renovación, que haya nuevos cuadros ni que nadie se interese por querer avanzar, si total ahí está el dios al que le hacen reverencia todos los días; y es el dirigente que hace y deshace… Ese es uno de los errores en lo que lamentablemente también siento haber sido parte.

-¿Es cierto que tuviste ofertas para trabajar en Estados Unidos?
-Efectivamente tuve la oportunidad de trabajar en una organización de trabajadores en Estados Unidos, pero finalmente no acepté… es que uno es iquiqueño, y no se quiere ir de esta tierra. Acá me quedé, pero h tenido la oportunida de viajar y he conocido la mayoría de los modelos implementados en la Industria Portuaria.   Estoy conectado a una organización internacional que me hace opinar y comentar las experiencias laborales y sindicales frente a las reformas estructurales de la industria portuaria

Junto a su amigo Jorge Matute, recientemente fallecido.

-Y en el mundo se habla mucho del caso chileno…
-Así es, siempre se habla del caso chileno. Pero yo cuento la realidad, que estamos en un mundo de fantasías, donde el modelo lo único que ha hecho es empobrecer más a la gente y no generar esas virtudes del rebalse y del chorreo con el cual nos vinieron engañando desde tiempo de la dictadura. Y en los 20 años de Concertación, si bien avanzamos en algunas cosas, los gobernantes que elegimos, lo primero que hicieron fue empaparse de lo que fue el gobierno militar. Y siguieron administrando un montón de leyes que la dictadura dejó amarradas.  Hoy lo vemos con el tema educacional… con la, salud… el tema laboral, donde sencillamente no ha habido cambios. 

-Hoy el movimiento estudiantil tiene en jaque al gobierno,. ¿qué viene según tu criterio?
-Esto es el comienzo de una gran batalla por la liberación, frente al modelo existente en el país. Hoy se  está planteado el tema de la educación, pero luego vendrán muchos temas más, que nos mantienen atados a esta estructura de poder, y que parecen invencibles.

-¿Qué pasaría si los jóvenes en masa se inscriben y toman estas demandas desde la política formal?
-Creo que debieran hacerlo, porque ninguno de los actuales políticos vale la pena para que lideren este momento. Muchos de los que, creo, fuimos “gallinas”, debemos estar prestos para apoyar a los jóvenes.

“EN CHILE HACE FALTA PONER LAS CARTAS SOBRE LA MESA”

-Si haces un paralelo entre el empresariado chileno y empresarios de otros países desarrollados, ¿cuál es la diferencia?
-En Chile faltó un paso después de la dictadura. Un paso que tuvieron en estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial; o España tras la muerte de Franco. Me refiero a la gran concertación donde se pusieron las cartas sobre la mesa y se juntó la gran masa social, para ver cuáles eran las reglas que regirían en adelante. En Chile todo este proceso ha sido en base a improvisaciones y en donde ningún gobierno de la Concertación pudo hacer algo trascendental.  Y los empresarios han sabido seguir  cultivan do el modelo… Si la mayoría financia las campañas parlamentarias en este país. ¡Todas! Tengo amigos empresarios que le mandan el cheque por parejo a todos, porque después por parejo también le pueden pedir cuentas…  Entonces, lo que veo, es un camino incierto, si de no se juntan todos y se ponen sobre la mesa las reglas del juego que van a regir. Por eso lo que sostengo es que la transición en este país no ha terminado.

-¿Cómo es eso?
 -Es el movimiento estudiantil el que hoy día nos evidencia eso y que está poniendo el tema en el tapete. Porque con este movimiento hoy día no estamos discutiendo si ponemos más o menos platas. Acá lo que se pone en la primera línea de la discusión es un tema ideológico: cómo queremos un sistema de educación;  queremos un modelo de igualdad de oportunidades para que todos los alumnos tengan las mismas posibilidades. Y mientras no se discuta eso, las cosas no van a cambiar.

-Hablábamos de los empresarios chilenos. ¿Cómo ves a Farkas, que también se siente atraído por este poder político?
– Creo que es el modelo de persona que muchos grandes empresarios nacionales deben imitar. He tenido la oportunidad de conocerlo y también a sus  trabajadores y a los dirigentes.  Lo que veo, es algo totalmente distinto a lo que uno encuentra en un empresario tradicional, donde se cuidan hasta de no pagar más, no sólo para ahorrar, sino que por un mal entendido espíritu de cuerpo y el temor a ser criticado por los otros. A Farkas no le preocupa  eso, por lo que me ha dicho y lo he corroborado; a él no le interesa tener soldados, lo que le interesa es que los trabajadores sean sus aliados y trabajen a gusto. Por eso que no tienen problemas cuando enfrenta las negociaciones colectivas, porque les cancela como corresponde.

Las municipales

-¿Cómo observas la política local? Hoy después de 20 años, por ejemplo, tenemos como figuras al municipio a Soria y Myrtha Dubost.
-Pero entre ellos hay una gran diferencia. La labor de Soria, quizás haya tenido un desorden interno, pero no hay relación con lo que hemos visto este último tiempo, con la alcaldesa, con tantas cuestiones extrañas, por las que hay una serie de denuncias.

-Pero algunos creen que el sorismo está agónico; que ya no es lo mismo.
-Yo creo que está contenido.  Hay que ver, por ejemplo, las últimas parlamentarias, el diputado Gutiérrez es tal gracias al apoyo de Jorge Soria. Y otra muestra clara es la votación que obtuvo el doctor Urrutia que en Iquique llegó a superar la votación de Fulvio Rossi. Eso es mérito exclusivamente de Soria, porque cuándo se ha visto, los iquiqueños votanto así, por un ariqueño. En estas próximas municipales, pienso que Soria va a llevar un candidato. No sé si logre ir él porque tiene también un tema judicial pendiente, pero el Sorismo, llevará a un Soria, quizás a su hijo Mauricio…

-Esa es otra crítica. Que los políticos promuevan a sus familiares.
-Ese terma lo he hablado con Soria. Le decía que a mi parecer al sorismo, si bien tiene un gran arraigo, entre las mujeres, pobladores, trabajadores etc.  Lo que le falta es  enquistarse en el ambiente estudiantil, universitario, para que se vayan creando cuadros preparados. Es que en los municipios se necesitan profesionales preparados.

-¿Qué nombres para ti suenan como candidatos por la derecha?
-La señora Dubost, podría ser pero creo que la van a inhabilitar. Entonces el mejor candidato que tendría la Alianza por Chile va a ser el alcalde de Hospicio, Ramón Galleguillos, además que él es un hombre transversal.  Es como un Soria, pero en Hospicio…

-También suena el nombre del actual Gobernador Felipe Rojas…
-Creo que para él sería difícil. Le va a pesar mucho el hecho de ser ariqueño y los iquiqiueños somos muy cuidadosos de resguardar a nuestra ciudad y sus autoridades, que sean de acá, especialmente si se habla del municipio.

-¿A nivel de la Concertación?
-Sé que Pancho Prieto tiene interés. También sé que Patricio Sesnich está inscrito para las primarias por la Democracia Cristiana, pero en realidad a mi modo de ver, si bien es un buen candidato, él está para otro escenario,  Sesnich es una persona consecuente que no creo que deba estar preocupado del regadío de las plazas; está para algo mas grande, como por ejemplo, un futuro candidato al Senado.  Por lo tanto, creo que la Concertación o lo que queda de ella, tendría que negociar con Soria. En realidad a estas alturas no sé con qué podría aportar la Concertación.