Edición Cero

 Las razones de porqué el consejero regional, votó en contra del proyecto que traspasa recursos al DAKAR.  Isidoro Saavedra, también defendió la postura contraria, invocando ambos... Julio Cámara da la alerta: Dakar produce pérdidas patrimoniales irreversibles

 Las razones de porqué el consejero regional, votó en contra del proyecto que traspasa recursos al DAKAR.  Isidoro Saavedra, también defendió la postura contraria, invocando ambos consejeros   razones estipuladas en un informa del  Consejo de Munumentos Nacionales (CMN), ampliamente difundidas en el diario El Mercurio, el mismo que Saavedra muestra en una de las fotografías adjuntas.

Una ardua discusión se registró en el último pleno del Core por el tema del Dakar. Al final, se aprobó por 09 votos a favor, 03 abstenciones y dos en contra, siendo, uno de los votos contrarios, el del consejero regional Julio Cámara Cortés. Según la autoridad, sus razones fueron fundadas. Y es lo que se detalla en esta nota.

   Cuando tocó el turno de ver el tema Dakar 2012, los votos en contra fueron los de Isidoro Saavedra y Julio Cámara. “Hay que aclarar que lo que estaba en discusión –señala Cámara-,  no era la realización o no del evento, porque eso no depende de nosotros, sino del traspaso de recursos a turismo por 42 millones de pesos, más una redestinación por 32 millones (total 74), para financiar acciones promocionales en favor  de dicho evento”.
 
¿Las razones, entonces?, preguntamos. El Consejero Cámara responde que ello se sustenta en una publicación de El Mercurio, de julio 2011, (ver documento), que da cuenta de un informe del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) al Instituto Nacional de Deporte (IND), en que dicho organismo reconoce daños y pérdidas patrimoniales irreversibles en el 44% de los lugares examinados.
 
 
  
 
 

Saavedra y Cámara, los dos en el momento de votar en contra.

“Lo que es más grave dice Cámara- es que tal documento, define textualmente al Dakar 2011 como una actividad altamente dañina para el patrimonio arqueológico e histórico del país”…
 
Sin embargo, tales antecedentes no son suficientemente, relata el consejero, ni convincentes “para autoridades de diverso rango, nacional y regional, entre ellos los Cores que aprobaron entregar recursos para el discutible evento, y que se suman con un entusiasmo y convicción dignos de mejor causa”. 
 
Según su análisis, las razones que se esgrimen para apoyar tal evento “son tan discutibles como los objetivos que persigue el Dakar: promoción turística de la región y considerables  ingresos económicos”.
 
“Respecto de lo primero, no existen antecedentes fidedignos de un incremento en materia turística producto del evento, porque éste se realiza en temporada alta, y por tanto, con Dakar o sin él, existe un mayor flujo de visitantes, justamente por la estación del año”.
 
“En cuanto a los ingresos económicos del 2010, según El Mercurio, estos ascienden aprox. a 26 millones de dólares, (unos 13 mil millones de pesos), en tanto que el mismo año el CMN pidió al IND una compensación de $ 300 millones por daños diversos, los que hasta la fecha no han sido pagados…¡Negocio redondo para los organizadores!…”, sostiene con vehemencia y estupor.
Y de paso, pone con ello el acento en un grave tema, tanto económico, como patrimonial en nuestra región de Tarapacá.
 
Es por ello que da la alerta y señala que “se hace necesario sumar todas las voces de alertas posibles, y movilizar voluntades tendientes a ponerle fin a esta competencia denominada de “alto riesgo”, y dirigida a elites adineradas que pueden costear los sofisticados vehículos que se requieren para el desierto, o para destruir sitios patrimoniales, dirí,  así como los elevados costos de participación…los que van al bolsillo de unos “emprendedores” franceses”
 
Finalmente hizo un contrapunto sobre el tema, señalando que mientras otros países fortalecen medidas tendientes a proteger y preservar el patrimonio arqueológico e histórico propio, “en Chile, por pesos más pesos menos, estamos contribuyendo a destruir, de “manera irreversible”, nuestro patrimonio”.

Ver archivo diario El Mercurio