Edición Cero

Tras lograr el segundo lugar en la primera vuelta, para la Rectoría de la UNAP, el académico Alvaro Carevic, apuesta a ganador e intentará... Carevic apuesta a ganador para Rectoría UNAP en escenario de virtual empate técnico

Tras lograr el segundo lugar en la primera vuelta, para la Rectoría de la UNAP, el académico Alvaro Carevic, apuesta a ganador e intentará conquistar los votos  de Antonia Santos y Marco Hernández, para superar al actual Rector Gustavo Soto Bringas quien lograra la primera mayoría con 46.9% de las preferencias. Carevic  intentará sumar a su 28% ya logrado, las preferencias que obtuvieran  Santos y Hernández, concentrando cerca de 25% de las preferencias.

Como es sabido, en  los procesos eleccionarios los votos no se traspasan en forma automática, por lo que no es posible asegurar que ese 25% cautivo de los candidatos que quedaron fuera de competencia, pases directa e integramente  a Carevic, pese a las conversaciones registradas con ellos, en busca de acuerdos y apoyos mutuos.

Por otro lado, Gustavo Soto Bringas, que estuvo a un paso de lograr la mayoría absoluta, rasguñando la posibilidad de ser electo en primera vuelta, deberá conquistar menos de un 5% para lograr la anhelada meta, que le permitiría ser rector por un segundo periodo.  Sin embargo, no deja de pesarle en su re portulación, los problemas que se han generado durante las jornadas de paros y movilizaciones estudiantiles, donde incluso, permitió el ingreeso de las fuerzas policiales a la universidad, hecho que incluso, en provado, fue criticado por sus cercanos.

Así presentado los hechos, la segunda vuelta por la Rectoría de la UNAP, se da casi en un empate técnico, donde Carevic tiene muchos votos que traer a su caudal: un 22% aproximadamente, con una refrescada propuesta; mientras que Soto Bringas necesita pocos votos: equivalente a un 5%. Pero, con un cierto nivel de desgaste. Los análisis internos, dentro del mundo académico de la UNAP, indican que es más fácil para Carevic atraer nuevos electores, que para el actual Rector, quien ya habría obtenido los votos que tendrá, es decir, su techos está demnasiado cerca, mientras que su rival, aunque lejano en las preferencias, pueda concentrar más votos de las otras ex dos candidatira, por lo que tendría un techo electoral, más alto.  De este modo, son muy pocos votos, lo que harán que la balanza se cargue para cualquiera de las opciones, marcando el futuro de la UNAP.