Edición Cero

Carlos Correa B. /Imaginaccion Consultores(*)  Una de las tesis más raras que he leído en el último tiempo es que Camila Vallejo decidió ir a... Elecciones de la Fech: el plebiscito sobre Camila

Carlos Correa B. /Imaginaccion Consultores(*) 

Una de las tesis más raras que he leído en el último tiempo es que Camila Vallejo decidió ir a la reelección de la FECH pese a que su partido estaba por cuidar su liderazgo y no exponerla a una nueva elección que podía perder, dado el desgaste de este difícil año. Eso es no conocer al Partido Comunista, a Camila y a la propia FECH.

Vamos primero a la estructura.

Conozco mucho ese mundo, pues fui dirigente estudiantil de la Universidad de Chile en tiempos complejos. Me tocó, en 1995,  como Presidente del Centro de Estudiantes de Ingeniería encabezar la comisión organizadora y el TRICEL que llamó a nuevas elecciones, después de dos años sin FECH provocada por el  quiebre del movimiento estudiantil del año 1993.

A diferencia de la FEUC, donde la lista que gana se lleva toda la directiva, en la FECH existe el sistema de integración de lista. Esto implica que la directiva se forma por un sistema proporcional, donde participan integrantes de distintas listas. El más votado de la lista más votada se convierte en el Presidente. La razón de ello es que tanto en las dos refundaciones de la FECH, la del 84 y la del 95, se buscó que la dirección representara las distintas sensibilidades de la Universidad. Pero es también un incentivo a la presentación de listas distintas, salvo un acuerdo político por la Presidencia, pues sus líderes, en el caso de obtener buenas votaciones integrarán la directiva.

Por ello, se puede dar la situación que el PC no gane la elección y Camila Vallejo sea vicepresidenta o Secretaria General, por lo que seguirá integrando la directiva FECH, y sin duda, seguirá siendo una figura importante en la política. Y como tendrá un cargo de representación popular, los medios seguirán buscando su posición. Por tanto, la misma estructura y sin duda, sus méritos, le aseguran, en el peor de los resultados, al PC y a Camila una plataforma donde seguirán siendo actores gravitantes en el movimiento estudiantil.

El Partido Comunista tampoco tiene nada que perder. Es más, como se ha develado ahora, si la candidata no fuera Camila Vallejo, la derrota PC era segura en la FECH, agravada por quedar sin una figura gravitante en la directiva. Dentro de la Universidad de Chile, las JJ.CC. representan más bien la moderación dentro de la izquierda. A lo largo de los tiempos han existido grupos y movimientos mucho más radicalizados que le critican a los comunistas su excesiva formalización, y ocupan un lenguaje para referirse a ellos muy similar al que los troskistas tipo Historia de Mayta -la imprescindible novela de Mario Vargas Llosa para entender a la izquierda, usaban para sus homólogos más cercanos a Moscú.

Sin la presidencia de la FECH, y sin Camila en su directiva, el poder negociador de Tellier y Carmona en el Congreso disminuye enormemente. Es el movimiento estudiantil el que le da sentido a la posición dura de la oposición en materia educacional, y no al revés. Por ello el PC desde el día uno, estuvo por el camino de la reelección.

La propia Camila ha leído correctamente que esta elección es un plebiscito sobre su gestión y que sólo puede perder si no se presenta. Su ausencia en la FECH en el complejo 2012 que se nos viene diluirá su aporte a la historia del movimiento estudiantil.  En especial, después de las increíbles declaraciones de la Primera Dama sobre ella. No hay registros que una autoridad pública se refiriera en ese tono descalificador a un candidato a Presidente de la FECH, al menos en democracia. Esto politiza más la elección, y teniendo en cuenta que el movimiento estudiantil sigue contando con apoyo popular, pese a la aritmética cuántica que trató de explicar Roberto Méndez. Está en los estudiantes de la U. de Chile decidir si son efectivamente ideas viejas las de la actual Presidenta de la FECH.

La historia no recuerda que el PC haya tenido un líder del calibre de Camila Vallejo desde la época de Gladys Marín, que curiosamente también entró a la política como dirigenta estudiantil de los normalistas. El resto de la historia de la ex Presidenta del PC la conocemos de sobra.

Incluso, Vallejo ha alcanzado espacios que ni la propia heroína del PC tuvo en sus orígenes. Esto incluye las portadas de los principales diarios, y su foto haciendo el símbolo de la paz con restos de lacrimógenas se ha vuelto casi tan famosa como la de Cohn Bendit haciendo un rictus de burla a un policía en pleno Mayo del 68. De Camila Vallejo habla hasta Calle 13. La homenajea el mismo Residente que en el Festival de Viña pidió como regalo de cumpleaños una Patagonia Sin Represas y dijo que el gran problema de nuestros países es la educación, vaticinando correctamente las agendas de las mayores manifestaciones ciudadanas en los años que Chile lleva en Democracia. Hoy, a través de Twitter, el ganador de un gran cantidad de Granmmy’s le  manda saludos y buenos deseos electorales a Camila. Los contendores más importantes en la carrera por la Presidencia FECH pueden tener muchos conceptos como es el caso de Boric, y mucha pasión como el caso de Yobanolo, pero no el posicionamiento público de Camila.

Y por cierto, independiente de quien gane, la posición de la FECH será la misma respecto a las reformas educacionales que se discuten. El fracaso en el Congreso de un acuerdo por el presupuesto de Educación, vaticina para el 2012 un recrudecimiento del movimiento estudiantil. No hay, a diferencia de la elección de la FEUC, una discusión trascendental sobre el rol que deben jugar las federaciones en esta coyuntura. Por tanto, lo único importante es si Camila logra repetir la Presidencia o no. Y será ese el titular de muchos diarios alrededor del mundo. Y será el  mensaje en Twitter de Calle 13.

(*) Artículo publicado por el autor en http://www.elmostrador.cl/opinion/2011/11/30/elecciones-de-la-fech-el-plebiscito-sobre-camila/