Edición Cero

Con el desalojo de los asistentes, terminó una acalorada reunión del Concejo Municipal de Alto Hospicio,  discusión que se originó a raíz de las... Incidentes y desalojo de sala en Consejo Municipal de Hospicio

Con el desalojo de los asistentes, terminó una acalorada reunión del Concejo Municipal de Alto Hospicio,  discusión que se originó a raíz de las lagunas de estabilización ubicadas en el sector de El Boro.  Junto con la protesta de los vecinos, se produjo un altercado entre el alcalde Ramón Galleguillos (UDI) y el Concejal Orlando Garay (PC)

 Al momento de iniciarse la sesión un grupo de dirigentes de El Boro encabezados por Yerko Balbontín, presidente de la junta de vecinos Casas del Alto, encaró al concejal Orlando Garay, quien en los últimos días aseguró en algunos medios de prensa que “los dirigentes de El Boro pesaban menos que un paquete de palomitas”, según el reporte emanado del mismo municipio.

 Esta situación ocasionó la molestia de los representantes de una decena de organizaciones vecinales. “Nosotros tenemos los pantalones bien puestos y defendemos la gente de nuestras poblaciones, no como tú que nunca diste la cara y jamás te hemos visto en terreno”, la gritaban al concejal los pobladores.

 La discusión fue el puntapié para que otro grupo de vecinos y detractores de la gestión del alcalde Ramón Galleguillos,  cuestionara a la autoridad comunal y al resto de los ediles, criticando que no tomaran decisiones respecto de las lagunas de estabilización en el perímetro. Hecho que derivó en cuestionamientos entre ambos bandos.

 Los incidentes terminaron con la suspensión de la sesión y el desalojo de la sala, para lo cual debió intervenir personal de seguridad del municipio.  

En medio de los reclamos, el alcalde Ramón Galleguillos, aseguró que los incidentes fueron producto de un show montado y preparado. “Desde hace unas sesiones, se vienen produciendo este tipo de incidentes”.

Incluso Galleguillos culpó directamente al concejal Garay, a quien airado, apuntó con el dedo.

 

Después del desalojo de los vecinos, se restituyó la reunión en forma privada.