Edición Cero

Por Anyelina Rojas Valdés.-    Iquiqueño de tomo y lomo. Estudió en el Trinity College, en el Colegio don Bosco y en el Liceo de... Reelecto Rector UNAP, Gustavo Soto: “Integraré planteamientos de otros candidatos”

Por Anyelina Rojas Valdés.-    Iquiqueño de tomo y lomo. Estudió en el Trinity College, en el Colegio don Bosco y en el Liceo de Hombres de Iquique  -el glorioso- . Siguiendo sus motivaciones juveniles por alcanzar una profesión, emprendió vuelo desde su natal Iquique y arribó a otro puerto: Valparaíso, desde donde se siguió insirando, mirando las azulina aguas del Pacífico. Cumplida la meta, volvió como Licenciado en Ciencias Biológicas por la universidad de Valparaíso. Más tarde continuó estudios de perfeccionamiento logrando el grado de Magister en Recursos Humanos.

Apenas se licenció, Gustavo Soto Bringas -actual rector de la Universidad Arturo Prat y recintemente reelecto en el cargo-,  volvió a su tierra natal e ingresó a la UNAP como profesor hora. Era el año 1983. Y de ahí en adelante no paró: Fue contratado como académico, desarrolló actividades administrativas, fue jefe de Departamentos, hasta que en el año 2007, asume el desafío de pelear por la rectoría. Y lo logró, con 60% de los votos.  En esta oportunidad, en que decide repostularse y enfrentar a otros colosos, como Alvaro Carevic y Antonia Santos; y, además, teniendo a su haber un hecho que le jugaba en su imagen, por haber permitido que las fuerzas policiales ingresaron a la UNAP en toma, logra pasar la primera vuelta y vence en la segunda con un 64%.

 “Si bien esto es un reconocimiento a una labor, mucha gente se ha sumado para ir haciendo algunos cambios dentro de lo que nos hemos propuesto realizar. De modo que estoy recogiendo todas las observaciones que han hecho los académicos y los diversos candidatos”, señala al inicio de esta conversación periodística.

-¿En qué pie, Rector, asume este segundo periodo? Ello en consideración que usted ha sido bastante cuestionado por un elemento central de toda universidad, que son los alumnos.

-Bueno… los alumnos cuestionan todo, así como están hoy día. Si vemos a lo largo de todas las universidades y lo que es el movimiento estudiantil, hay hartas demandas estudiantiles y nosotros apoyamos las apoyamos;  somos parte de una universidad del estado la cual ha  sido largamente carenciada… su preocupación de entregar fondos a las universidades estatales,  especialmente a las regionales. Sin embargo siempre hemos dialogado con los alumnos. Siempre. Con ellos hay una relación buena, en el sentido de diálogo, de escuchar sus demandas. Y nosotros hemos gestionados en base a entender cuáles son realmente los requerimientos y necesidades de los estudiantes, lo cual nos ha permitido entregar más becas, calidad de la alimentación, igualar aranceles referenciales con aranceles reales, lo que es un gran logor.  De manera que siempre hemos trabajado en nuestra universidad bajo el concepto maestro-discípulo. Bajo esa situación tenemos que entender las demandas juveniles… Todos fuimos  jóvenes alguna vez… Y los jóvenes actuales son bien inquietos.

-¿Esa lógica maestro-discípulo, no contiene una relación más vertical, una relación menos igualitaria con los alumnos?

-Nosotros, los académicos, cuando hablamos de maestros, hacemos referencia a que los profesores entregan toda su experiencia de vida, a nuestros estudiantes. Por eso, los estudiantes nos ven a nosotros, los mayores, a los académicos, como un ejemplo a seguir en lo profesional. Es decir el académico no es sólo un profesor que enseña; es el maestro que debe agotar toda su experiencia, para que los jóvenes las amolden a su propio estado de vida.

-Pero desde un enfoque constructivista, que entiendo, al cual también adhiere la UNAP, los docentes son mediadores del aprendizaje y más bien se establece una relación de paridad…

-Sí, efectivamente. Son mediadores del aprendizaje, pero si hablamos de paridad, hay que entenderlo bien…

-Obviamente cada cual en su rol…  -interrumpo-

– Exactamente. Es por eso que siempre tenemos una relación directa con los estudiantes, pero como lo señala, cada uno en su rol.

-¿Cuáles son los principales desafíos de este segundo periodo? Considerando la situación de crisis de las universidades y principalmente ésta, que recibe poco aporte estatal.

-No es la primera crisis que va a afrontar la universidad. También tenemos otras situaciones similares por el año 87-88 y luego por el año 1992. Le digo que con la gestión académica y la unidad de todos los estamentos, vamos a salir adelante.  Sin embargo, todas las universidades del estado, están precarizadas en cuanto a los aportes estatales. En nuestro caso, todos los aportes que nos entrega el Ministerio, lo entregamos en ayudas estudiantiles. Y el resto nos autofinanciamos en base a la gestión académica de nuestro capital humano, lo que nos permite ir equilibrando de poco a poco.   Por esta situación es que se están requiriendo  mayores aportes basales, fondos de revitalización, los cuales, en esta primera etapa del presupuesto se están otorgando, pero no son suficientes.

-¿Y los ingresos por concepto de matrículas y mensualidades? Porque entiendo que ha habido una baja por ese concepto…

-Sí, como decimos, han bajado los flujos, pero estamos prestando los servicios; estamos haciendo frente a aquello. Y vamos a salir adelante.

-Volvamos a las otras opciones que compitieron. ¿Usted va a incorporar a Antonia Santos, Carevic y Hernández y recoger sus planteamientos en su gestión?

-Lógicamente que sí. Si bien es cierto los resultados se pueden traducir en una lectura de apoyo a una  gestión; en consolidar una gestión, también entendemos que es un apoyo porque estamos tomando los planteamientos de estos académicos, para incorporarlos a nuestro plan de trabajo. Representan una parte importante… No deja de ser un 32 o 33 por ciento lo que representan.  Por lo tanto, es algo que no debemos ignorar; al contrario, hay que incorporar a esta segunda gestión.

-¿Cuáles son los puntos débiles de su gestión que termina y sobre los cuales les gustaría superar, o trabajar para fortalecer el desafío que viene?

-Creo que dado todo este proceso que ha habido este año, puedes ser el desafío de posicionar más a la universidad en la región. Creo que eso nos falta profundizar. Como universidad estatal, el movimiento estudiantil  ha dañado la imagen de esta universidad.  Sin embargo quiero hacer notar que este daño de imagen, esta percepción,  no es tan así porque al interior de nuestra Casa de Estudios  contamos con 54 doctores (grada académico superior), se realizan investigación y eso es aporte al conocimiento.

-Hablando de daño de imagen, su imagen como Rector también se vio afectada cuando ingresaron fuerzas policiales a la universidad.

-¿Se vio dañada la imagen personal, dice usted? -responde el Rector-

-Dañada en la idea que  cuando un Rector permite el ingreso de las fuerzas…

-Es que cuando hay actos ilegales, así como ocurrió antes, en una toma de una dependencia de una administración pública, en la cual no hay pliego de peticiones, ni nada, tengo también que cuidar patrimonio y también la fuente laboral de toda la comunidad universidad. Hay veces que uno tiene que tomar decisiones, que son dolorosas, pero hay que hacerlo.

Modelos y sistemas

-Usted mencionaba como desafío, el establecer mayor nexo con la comunidad, ¿cómo se produce el nexo, por ejemplo con la producción de conocimiento y la integración de ello en la sociedad civil, o el impacto en las políticas públicas y el desarrollo regional?

-Vamos a crear una unidad  que llamamos de Iniciativas Estratégicas, donde pretendemos potenciar esa unión entre nuestra universidad, la empresa, el gobierno regional y la sociedad civil, de tal manera que eso nos va a fortalecer. Ahora, hemos tenido mucho contacto con empresas y el gobierno regional, hemos realizado un esfuerzo en aquello. Por ejemplo tenemos los proyectos FIC, entre otras cosas, por eso ahora lo vamos a potenciar.  Lo que ocurrirá con esta iniciativa, que será algo más sistemático e integrado.

-Desde su experiencia y su visión, ¿cree que los modelos económicos y políticos influyen en la educación? Hemos visto, que los estudiantes demandan mucho del estado en este aspecto. ¿Es necesario ciertos modelos para avanzar en temas educativos?

-Tal como decía José Joaquín Brunner (Ex ministro, experto en educación que dictó charla en Iquique, antes de la entrevista) creo que a lo largo de los años hay algo dentro del eslabón de educación, de los jóvenes, que hay que reforzar. No todo se arregla en la educación superior. En los niños es donde hay que invertir también, mayormente en su lenguaje, en sus capacidades matemáticas. A mi modo de ver, desde el año 1981 con el cambio en la educación se provocó un daño que estamos viviéndolo actualmente, con una gran proliferación de universidades, donde hablamos del lucro… Toda la vida ha existido enseñanza pública y enseñanza privada, y ahora tenemos este sistema mixto, lo que ha derivado en este proceso actual.

-El un sistema neoliberal, al que ahora se aproxima nuestro país y que lidera el Presidente Piñera, ¿cómo se conjugan estas demandas, el lucro, y otras demandas,  en pro un acceso más equitativo a la educación?

-Por eso tenemos hoy día todas estas discusiones. Creo que hay que seguir discutiendo. En la ley de universidades estatales va a ver esta discusión profunda;  y estos cambios estructurales que se están conversando… falta ahí mucho que trabajar.

-Usted ha sido Rector  en dos administraciones, con la ex Presidenta Bachelet y con el actual Presidente Piñera, ¿dónde se ha sentido más cómodo?

-Me he sentido cómodo en la Universidad Arturo Prat, trabajando por ella, en una institución regional. Y en ambos gobierno hemos tenido apoyos, como también, no apoyos.

-¿Tiene alguna definición política, Rector?

-No, no no. Soy  académico.

-¿Independiente?

-¡Independiente!