Edición Cero

El actual Rector en ejercicio de la Universidad Arturo Prat, Gustavo Soto Bringas, logró ser reelecto por un nuevo periodo, logrando más del 63%...

El actual Rector en ejercicio de la Universidad Arturo Prat, Gustavo Soto Bringas, logró ser reelecto por un nuevo periodo, logrando más del 63% de la votación y dejando atrás s su competidor de segunda vuelta, Alvaro Carevic, del Departamento de Agricultura del Desierto.

De acuerdo al conteo final, que incluyó dos días de recepción de votos, -ayer y hoy día- Soyo Bringas logró 739 votos, lo que representa poco más de un 63%, mientras que su contendor, Alvaro Carevic, acaparó 400 votos, alcanzando un 45% de los votos.

Al momento de conocer los resultados, Soto Bringas no se encontraba en el lugar, ya que como él mismo señaló, es una cábala que le ha dado resultado y que esta vez le sorprendió, debido a la gran cantidad de puntos obtenidos.

El slogan de campaña de Gustavo Soto fue “Con Unión y Calidad lograremos la estabilidad, fortalecimiento y desarrollo de nuestra universidad”, en directa alusión al conflicto estudiantil. 

Durante su campaña reportó un 70% de su programa ejecutado; el 30% faltante se debe entre otras cosas a la crisis estudiantil que se ha visto agudizada este año.

Precisamente, el factor crisis estudiantil, podía ser un elemento que jugaría en su contra, ya que su imagen decayó luego del ingreso de las fuerzas especiales a la UNAP. Sin embargo, ello más que nada se dio a nivel de estudiantes, quienes no participan del proceso electoral.  De hecho, a nivel del alumnado, se percibía ayer un descontecto por la reelección de Soto Bringas y se temían acciones de protesta para esta noche.

Igualmente los funcionarios no académicos hicieron saber su posición, a través de una votación paralela y alternativa, donde la académica Antonia Santos, logró ser la vencedora. Sin embargo, la socióloga no logró pasar a la segunda vuelta.

De este modo, Carevic y Soto, disputaron la elección, triunfando este último ,que deberá encabezar un segundo periodo, en una universidad que atraviesa por una tremenda crisis financiera y que sólo recibe un 7% de aporte estatal, siendo uno de los más bajo de todas las universidades del Consejo de Rectores.