Edición Cero

Una intervención socioeducativa integral es la que recibieron durante este año, cuarenta alumnos y alumnas, de cuarto a séptimo año básico del Liceo Arturo...

Una intervención socioeducativa integral es la que recibieron durante este año, cuarenta alumnos y alumnas, de cuarto a séptimo año básico del Liceo Arturo Prat de Iquique, tras participar en un programa del FOSIS tendiente a apoyar el proceso educativo de niños con mayor grado de vulnerabilidad social.

“Fue una experiencia muy bonita compartir con los tíos, los profesores y con toda la gente que nos permitió participar de este bonito proyecto del FOSIS” dijo Magdalena Peña, alumna del Liceo Arturo Prat.

El programa

Lo novedoso de este programa del FOSIS, que tiene grandes proyecciones en el desarrollo de los niños y en la dinámica al interior de sus respectivos hogares, es que se despliega a través de los tres ejes del sistema educativo. Esto es, alumno, como el fin y centro de la intervención; la escuela, que es el lugar del aprendizaje e interacción y la familia, núcleo central de los intervenidos.

De allí que el objetivo no es sólo apoyar en nivelación de estudios o evitar futuras deserciones escolares; sino que además, se pretende fortalecer una interacción dentro de la escuela y en la dinámica que se da en la familia. José Esteban Garay, director del FOSIS, señalo que los resultados futuros proyectados, se ven reforzados con esta mirada integral de la política  pública.

En concreto, de acuerdo a la metodología del programa, uno de los objetivos de este proyecto es fortalecer el rol de los adultos involucrados en el desarrollo de los niños y niñas. En ese contexto se desarrollaron atenciones en forma individual, o grupal en algunos casos, lo que les permitió avanzar en su proceso educativo y en la integración social.

Fondo de iniciativas

Otro elemento que potencia el programa Socieducativo es que se establece  un fondo de iniciativa, de acuerdo a las necesidades y/o intereses de cada niño, por lo que se invirtió en materiales escolares, ropa, zapatillas deportivas, mochilas, entre otros implementos.

El programa fue ejecutado, tras proceso de licitación pública, por el Centro de Orientación Familiar, Pukará, organismo con una importante experiencia en el desarrollo de programas sociales.