Edición Cero

Como todos los años, el obispo diocesano Monseñor Marco Ordenes Fernández, realiza su labor apostólica y pastoral, centrándola en el sentido navideño para los cristanos, principalmente porque... Reflexiones del obispo de Dióceses de Iquique, monseñor Marco Ordenes para Navidad

Como todos los años, el obispo diocesano Monseñor Marco Ordenes Fernández, realiza su labor apostólica y pastoral, centrándola en el sentido navideño para los cristanos, principalmente porque esta fecha marca el hito del Dios Hecho Carne.

“Contemplar el misterio que Dios se ha hecho carne, nos deja a todos tremendamente asombrados. ¿Cómo es posible que la grandeza de Dios se someta a la limitación de la corporación humana? ¿Cómo es posible que el creador asuma la condición de una cristura?. Esta es una cosa que no logramos comprender y por eso hablamos del misterio de la Navidad”.

“Un Dios que se hace limitado para compartir nuestras limitaciones, y desde ahí  brota una profunda reflexión: que los que son convocados al pesebre son, en primer lugar, los que experimentan en su propia carne la limitación por eso los que primero tienen acogida en un pesebre son los enfermos los pobres, los necesitados, todos los que estamos marcados por algún sufrimiento o por alguna necesidad porque Dios se ha hecho vecino de nuestras limitaciones”.

Los regalos

“Los regalos cuando se miran solamente desde la lógica del consumo, terminan haciéndole daño a la Navidad”.

“La Navidad es la gran experiencia del regalo de Dios a los hombres, y a nosotros compartir regalos nos hace super bien, son gestos de amistad de quere compartir lo que tenemos, pero eso debe tener una limitación de la racionaldad, un marco de regiulacio n que evite que caigamos en el consumismo, por eso hace mucho bien compartir con los que no tienen”.

“En estos días la caridad nos hace mucho bien”.

“Al hombre le hace bien  que Dios esté entre nosotros porque nos coloca en justo medio, como decían los griegos, ese puento de equilibrio que tanto necesitamos frente a una sociedad que está acelerada, ese punto de equilibrio es Dios. es el punto de equilibrio para el desarrollo integral y humano es Dios”.

El que le recuerda que la justa distribución de los ingresos en una sociedad tan desigual para las personas es Dios, entonces frente a la desigualdad que es una de las marcas lamentables que tenemos en Chile frente a la falta de dialogo y la injusticia social establecida con estas situaciones que necesitan grande cambios sociales, como son; la educación, la salud, el tema de la pobreza en chile, el acceso en calidad de los servicios, entonces dónde buscamos el punto medio? En el bien, y quien nos asegura este bien… Dios.

“Este es el mensaje cristiano. Jesucristo metido en medio de nosotros, nos hace tener los ojos abiertos y nos obliga a no cerrarlos o a no ser indiferente porque cuando Cristo se hace vecino de esta población humana, entonces se mete en nuestras cosas; el quiere meterse en nuestras juntas de vecinos, en los clubes deportivos, en la realidad política. Tiene una palabra que decirnos y que a todos nos hace bien porque no tiene intereses creados”.