Edición Cero

Cambio21.cl /Por Guillermo Arellano.  Tildó de “payasos” a los que plantearon cambiar el binominal y el presidencialismo, dijo que el “desorden” es lo único... La vida política del “enemigo íntimo” de Piñera, Jovino Novoa en cuatro momentos. Dos de ellos: el crimen de Tucapel Jiménez y los graves desencuentros con el Presidente

Cambio21.cl /Por Guillermo Arellano.  Tildó de “payasos” a los que plantearon cambiar el binominal y el presidencialismo, dijo que el “desorden” es lo único que cosecha este gobierno y aseguró que es más importante el proyecto de la UDI que el de Piñera. Es Novoa, el excolaborador de Pinochet que llegó a la testera del Senado.

 Quienes conocen de cerca al senador de la Unión Demócrata Independiente, Jovino Novoa, sólo hablan maravillas de él. Que es “bonachón”, “risueño”, “cercano” y “buena onda”. Sin embargo, esas mismas personas destacan que esas cualidades, lisa y llanamente, “pasan al olvido” cuando el experimentado dirigente defiende lo que le pertenece y que considera que es justo, por mucho que a veces suene impopular. Y eso bien lo saben en el actual gobierno de Piñera.

 Es uno de los fundadores de la UDI junto al líder del movimiento gremial, Jaime Guzmán, y vivió la Unidad Popular y la primera parte de la dictadura en Argentina, país donde ejerció la abogacía.

 De vuelta en Chile, Novoa fue editor general de los servicios informativos del diario “El Mercurio” (1982-1985), al igual que Joaquín Lavín, el ex ministro de Pinochet Sergio Fernández y otros tantos dirigentes políticos de la UDI que han pasado por ese diario en cargos de importancia. Profesor de derecho en la Universidad Católica y socio de un estudio jurídico, aunque años antes había comenzado en serio su carrera política, pero con una labor que marcó para siempre su devenir como integrante de la derecha chilena: colaborador del régimen militar.

 Hombre de confianza

Jovino Novoa fue elegido en 1979 como subsecretario general en el gobierno de Augusto Pinochet, hecho que constantemente se le achaca al actual parlamentario por Santiago Poniente. 

Sin ir más lejos, cuando asumió la presidencia del Senado, en marzo de 2009, el senador socialista Camilo Escalona detalló que mientras el hoy legislador trabajaba en La Moneda, se registraron “39 casos de violaciones graves a los derechos humanos con resultado de muerte de las personas, y él salía a explicar que eran enfrentamientos entre los propios asesinados. Nunca ha dado una explicación de su comportamiento”. 

Uno de esos casos correspondió al asesinato del líder sindical Tucapel Jiménez. Su hijo del mismo nombre, que en la actualidad es diputado por La Cisterna, también se molestó con la llegada de Novoa al segundo poder del Estado: “tiene gran responsabilidad, sobre todo con el espionaje que terminó con la vida de mi padre”.

El parlamentario recordó que el crimen fue perpetrado por la Dine, órgano ligado al Departamento de Organizaciones Civiles y la secretaría de los Gremios que estaba bajo la dependencia directa del militante de la UDI, hoy uno de los grandes críticos de Piñera. “Durante el tiempo de la investigación, Jorge Mario Saavedra, quien era nuestro abogado, tenía la convicción de que Jovino Novoa estaba involucrado, que había participado de manera indirecta en la muerte de mi padre. Por esta misma razón fue que Novoa terminó por interponer una querella en su contra”, declaró Jiménez a Cambio21 en esa oportunidad.

En su defensa, el senador Víctor Pérez señalaba que tal interpelación fue “un ataque político cobarde y canallesco… Le decimos a Escalona que todo lo que ha expresado es extraordinariamente peligroso, por lo tanto, que asuma cualquier cosa que le pueda pasar a Jovino Novoa”.

 Golpe a RN

Ya instalados en democracia, la entonces “Unión por Chile” tenía a dos de sus rostros principales en competencia: Sebastián Piñera y Evelyn Matthei, cuando ésta militaba de RN.

Pero tras el escándalo de espionaje conocido como el “Piñeragate” (grabación mostrada en vivo por el fallecido empresario y dueño de Mega, Ricardo Claro, donde aparece Piñera pidiéndole a su amigo Pedro Pablo Díaz que convenza al periodista Jorge Richards que deje mal parada a Matthei en el espacio de TV), la hoy ministra del Trabajo renunció a RN y la derecha levantó como precandidatos en 1993 al empresario Manuel Feliú (pro RN), al senador Arturo Alessandri Besa (pro UDI)… y a Jovino Novoa.

¿Qué pasó? Novoa se bajó en la convención organizada por el bloque y apoyó a Alessandri y dejó a RN sin pan ni pedazo. Como revancha, Piñera levantó a su hermano José (ex ministro de Pinochet) y Eduardo Frei obtuvo un histórico triunfo en las urnas.

Gemita

 Con Novoa a la cabeza, la UDI impidió que Mirko Macari (actual director del diario digital El Mostrador) asumiera, a petición del gobierno de Piñera, como jefe periodístico del diario de gobierno La Nación. Macari iba a ser el primer director del diario gubernamental de derecha. Duró 48 horas en el cargo. Macari había reporteado el “Caso Spiniak”,  donde los falsos testimonios de la niña Gema Bueno pusieron en tela de juicio la credibilidad del senador.

 Aún se recuerda la petición de renuncia que efectuó Joaquín Lavín, figura más importante de la Alianza, a Pablo Longueira y Sebastián Piñera, entonces timoneles de RN y la UDI, quienes se enfrentaron duramente por este escándalo destapado en sus orígenes por la entonces diputada Pía Guzmán, quien acusó que tres senadores participaban en las fiestas financiadas por el empresario de origen judío Claudio Spiniak.

El díscolo 

Dicen que rara vez coincide con Piñera en alguna actividad oficial. Y el motivo es claro: no comparte casi ningún elemento de su gobierno.

 No le gustó que se propusiera una reforma tributaria para paliar los gastos de la reconstrucción del terremoto del 27 de febrero, menos la agenda de temas que ha impulsado el Ejecutivo, el trato que se le dio al escándalo de los subsidios irregulares que terminó con la salida de Jacqueline van Rysselberghe de la intendencia del Biobío, el manejo que tuvo el conflicto estudiantil por parte de La Moneda y la bomba que dio el timonel de RN Carlos Larraín con su par DC Ignacio Walker: el documento que pretende modificar el binominal y cambiar el sistema presidencialista.

 Tildó de “tonis” y “payasos” a los que hicieron estos planteamientos, dijo que el “desorden” es lo único que ha cosechado esta administración, aseguró que es “más importante el proyecto de la UDI que el del gobierno” y puso en duda la continuidad de la Alianza luego de concretarse algunos acercamientos entre algunos senadores “liberales” de RN y la Concertación para eliminar el binominal.

FUENTE: Cambio21.cl