Edición Cero

20 niños y niñas practicaron durante seis meses diversas técnicas de circo. Todo se enmarca en el Fondo de Iniciativas para la Infancia, desarrollado... Niños de Alto Hospicio realizaron muestra circense gracias al apoyo del FOSIS

20 niños y niñas practicaron durante seis meses diversas técnicas de circo. Todo se enmarca en el Fondo de Iniciativas para la Infancia, desarrollado por el Fondo de Solidaridad e Inversión Social, FOSIS.

Con el objetivo de instalar habilidades y un óptimo desarrollo social, el FOSIS implementó durante el 2011 una serie de proyectos dirigidos especialmente a los más pequeños. En este contexto, en Alto Hospicio, se ejecutó un programa ligado a las técnicas circenses, de la mano de la agrupación ‘En la Cuerda’.

El proyecto, que tuvo una duración de seis meses, tuvo como actividad de cierre una espectacular gala, en la que los niños beneficiados pudieron exhibir a sus padres y familiares, así como a las autoridades del FOSIS, lo que aprendieron en cada sesión a la que asistieron responsablemente.

“Los niños demostraron que han aprendido mucho, no sólo de temas circenses, sino también de temas de personalidad, autoestima, saber pararse arriba de un escenario, interactuar con sus pares, sus padres y con la comunidad. Eso es lo que busca este programa, apunta a instalar estas habilidades y capacidades en los niños, para que sean capaces de salir a buscar las oportunidades que les entrega el entorno” señaló el Director Regional del FOSIS, José Esteban Garay Anex-Dit-Chenaud.

En la actividad, los niños y niñas dieron muestra de las diversas técnicas que aprendieron. Así, el público asistente, que bordeó las ochenta personas, pudo apreciar acrobacias, malabarismo, actos en monociclo, saltos e incluso los tradicionales payasos, todo en un marco de mucha alegría y entusiasmo, típico de los circos.

Diego Zúñiga, uno de los niños beneficiados, comentó que “esto nos ayuda a mantener la disciplina y respetarnos y coordinarnos con nuestros amigos. Me gustó mucho hacer monociclo, saltar en el mini trampolín y muchas otras cosas del circo”.

En el proyecto participaron niños desde los tres años, quienes a pesar de su corta edad, deleitaron a los asistentes con su carisma, alegría y habilidades en cada una de las técnicas circenses aprendidas.