Edición Cero

RedDiarioDigital.cl El Gobierno lo hizo de nuevo. A fin de cuentas, es típico de esta nueva forma de gobernar hacer declaraciones efectistas e irresponsables,...

RedDiarioDigital.cl

El Gobierno lo hizo de nuevo. A fin de cuentas, es típico de esta nueva forma de gobernar hacer declaraciones efectistas e irresponsables, para la galería, y luego negarlas. Es así como a una transcripción “incompleta” de sus declaraciones, atribuyó el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, que se haya entendido que él responsabilizó a la Coordinadora Arauco Malleco de los incendios forestales “intencionales” en la Región del Biobío en cuyo combate murieron siete brigadistas privados. Vea a continuación esas declaraciones, y juzgue si fueron transcritas de modo “incompleto” o citadas fuera de contexto. 

En cumplimiento de la orden de la Corte de Apelaciones, en el sentido de explicar el fundamento de dicha vinculación, como consecuencia de un recurso presentado por cuatro profesionales mapuche, entre ellos el ex director de Conadi Domingo Namuncura, Hinzpeter presentó un informe de seis páginas donde negó haber imputado culpabilidad a personas o grupos determinados:

“Los hechos que acusa el recurrente no son efectivos, por cuanto se han transcrito pasajes inexactos e incompletos de mis declaraciones, que de modo alguno importan declaración de responsabilidad a personas, no violan el principio de inocencia ni amenazan la libertad personal o seguridad individual de los recurrente”.

“Cumplo con precisar que no he ordenado ni solicitado -ni correspondería un proceder de tal naturaleza-investigación alguna en contra de las comunidades mapuche, como tampoco he presentado querellas en contra de dichas comunidades. No poseo atribuciones para dirigir investigaciones ni efectuar diligencias como las que enumeran los recurrentes, ya que una actuación de este tipo desbordaría por completo las prerrogativas constitucionales establecidas por nuestro ordenamiento”.

En el mismo sentido, he sido enfático en señalar que no compete a este ministro determinar situaciones punibles, puesto que en nuestro país corresponde a los Tribunales de Justicia establecer las responsabilidades penales, como lo señalé el 5 de enero antes de ingresar al Comité de Operaciones de Emergencia, al salir de dicha reunión, y también al día siguiente, luego de que se presentó la querella”.Se espera que durante la semana la Corte de Apelaciones analice la respuesta del jefe de gabinete.

Lo que dijo el gobiernoTal como lo señaló este medio en su oportunidad, el Gobierno, fiel a su costumbre de sacar ventaja mediática en la pelea corta, enarboló irresponsables acusaciones de responsabilidad en los incendios forestales ocurridos durante la primera semana de enero, sin que ningún antecedente las avale hasta la fecha.

Así, el 5 de enero, Piñera señaló:“Tanto en la región del Maule como en la del BíoBío y de La Araucanía, tenemos información confiable que nos hace presumir que detrás de esos incendios ha habido una intencionalidad criminal.  En consecuencia, creemos que debemos combatir no solamente los incendios, sino que también a los criminales que presuntamente están detrás de estos siniestros”.

El  6 de enero, insistió con la cantinela: “El Gobierno tiene la información y la evidencia que nos hace presumir que detrás de muchos de estos incendios no está sólo el azar y la naturaleza, está la mano perversa y criminal de algunas personas que no trepidan ante nada por causarle daño a otros chilenos y chilenas, destruir vidas, destruir viviendas, destruir bosques y destruir parques”.

Agregó: “lo que hace un Gobierno serio y responsable, cuando tiene esta información y esta evidencia, no es cruzarse de brazos ni mirar al cielo, sino que es poner los antecedentes en manos de la justicia, que es lo que hemos hecho,  invocando la Ley Antiterrorista, en el caso de los incendios, porque pensamos que algunos de ellos reflejan una actitud criminal y muy irresponsable de aquellos que creen que para lograr sus objetivos, pueden simplemente sacrificar vidas, sacrificar propiedades o sacrificar sueños”.

Y todavía, el 8 de enero: “Entre el viernes 30 de diciembre y el día de hoy, hemos tenido que lamentar una enorme cantidad de incendios en muchas regiones del país, con características que nos hacen pensar que hay intencionalidad. Decidimos aplicar la Ley Antiterrorista, en el caso de los incendios intencionales, porque son delitos terroristas. Y hemos puesto todos los antecedentes en manos de la justicia, para que la justicia sea la que determine quiénes fueron los responsables y aplique las sanciones que corresponda”.

Enviar al Ministro del Interior a interponer personalmente esa querella por Ley Antiterrorista, en una zona donde operan organizaciones mapuche a las que el Gobierno ha acusado directamente de terroristas, es, cuanto menos, una imputación indirecta, digamos, de contexto. Pero, en el caso de Hinzpeter, la imputación no fue, precisamente, indirecta: “El Gobierno dispone de antecedentes que (…) con bastante claridad de que tanto este incendio de Carahue (en el que murieron los siete bomberos) como otros en la región del Bíobío”, manifestó el funcionario a la prensa, señalando directamente a la organización mapuche Coordinadora Arauco Malleco (CAM).

“Hace pocos días se incendió un helicóptero destinado a apagar el fuego. Y ese atentado terrorista fue reivindicado por la CAM. A partir de eso uno puede conjeturar y decir quién está detrás de otros incendios que pueden ser intencionales”, agregó Hinzpeter, según un cable de Europa Press, del 6 de enero. 

Y la versión digital de la revista El Periodista, publicó ese mismo día: “El ministro del interior Rodrigo Hinzpeter señaló a medios de prensa que el origen de los incendios que arrasa plantaciones forestales en la Región de la Araucanía, y que en Carahue cobró la vida a 7 brigadistas, habría sido provocado por “manos criminales” y que estas provendrían de organizaciones mapuche, en particular apuntan a la Coordinadora Arauco Malleco, CAM, relacionando este hecho como un acto con calidad de “terrorista” y aplicó la Ley Antiterrorista (LAT) para todo el proceso de investigación.

Que hoy niegue toda imputación a organizaciones mapuche, no puede extrañar, porque la mentira sistemática es parte de la nueva forma de gobernar. Y si no, qué explica entonces los asombrosos niveles de falta de credibilidad que muestra el gobierno en todos los sendeos de opinión, sin ninguna excepción. 

FUENTE: RedDiarioDigital