Edición Cero

Cambio 21 / Por Nicole Leiva A.     A pesar que hace pocos días el ex diputado DC, Tomás Jocelyn Holt, se lanzó a... Partidos políticos “chicos” enfrentan un grave escenario y temen que no puedan constituirse legalmente

Cambio 21 / Por Nicole Leiva A.     A pesar que hace pocos días el ex diputado DC, Tomás Jocelyn Holt, se lanzó a la arena como candidato presidencial por el partido fundado por Fernando Flores y Jorge Schaulsohn, Chile Primero, debe pasar varias vallas antes de presentar sus candidatos: la primera tener firmas para constituirse como partido. Lo mismo le pasa al MAS, al PRI y al PRO de Enríquez Ominami. El senador Alejandro Navarro (MAS) señala que “ningún partido escapa al agotamiento de los proyectos políticos”.

El pasado miércoles, el ex diputado Tomás Jocelyn- Holt se dirigió hasta las oficinas del Servicio Electoral con el objetivo de concretar su renuncia a casi 30 años de militancia en la Democracia Cristiana. Lo anterior con el fin de iniciar la recolección de firmas para avalar su inscripción como candidato presidencia de Chile Primero.

Con su dimisión a las filas de la falange, Jocelyn- Holt se sumó a la experiencia de una serie de ex dirigentes y parlamentarios de la Concertación que, desde 2006, han iniciado un periplo paralelo al de su ex coalición.

Tal es el caso de Jorge Schaulsohn y Adolfo Zaldívar, quienes -el primero en diciembre de 2006 y el segundo en diciembre de 2007- fueron expulsados de sus respectivos partidos, el PPD y la DC.

Ambos, junto a una serie de militantes y dirigentes de sus ex colectividades, se dedicaron a la fundación de nuevos referentes.

Una línea similar siguieron años después el senador Alejandro Navarro y el entonces diputado Marco Enríquez- Ominami. Los dos parlamentarios abandonaron las filas del Partido Socialista -el primero en 2008 y el segundo en 2009- para intentar concretar sus aspiraciones presidenciales.

El senador Alejandro Navarro en conversación con Cambio21 señaló que “los partidos de la Concertación viven procesos de maduración. Ningún partido escapa al agotamiento del proyecto político”. Al ser consultado respecto a la actual situación del ex diputado Tomás Jocelyn- Holt, Navarro dijo que: “Jocelyn- Holt no tiene ninguna posibilidad de ser Presidente de la República al interior de la Democracia Cristiana. Creo que tomó la mejor desición”.

Nuevos partidos políticos

Alejandro Navarro formó, en junio del 2010, el Movimiento Amplio Social (MAS). Este partido se encuentra inscrito en las regiones I, II, III, VIII, XI y Metropolitana. Cuenta con 38.470 militantes y lo representan el senador Alejandro Navarro y 3 alcaldes, de las comunas de Lota, Vallenar y Lautaro, respectivamente.

Por su parte, Marco Enríquez- Ominami creó el Partido Progresista (PRO) en abril de 2011. Inscrito en las regiones I, II, Metropolitana, IX, X y XV, el PRO cuenta con 20.741 militantes a lo largo del país. El partido Progresista está representado por su presidente, Marco Enríquez- Ominami y 6 concejales.

El Partido Regionalista Independiente (PRI) fue inscrito en abril del 2011 por su fundador, Adolfo Zaldívar, quien fue expulsado de la Democracia Cristiana en el 2007 por votar en contra del transantiago. Este partido está presente en las 15 regiones del país, y cuenta con 41.164 militantes. Su representación está a cargo de 7 alcaldes, 117 concejales y 2 diputados.

Chile Primero (CH1) fue creado, inicialmente, en mayo del 2007, sin embargo, en enero del 2010 el partido es declarado disuelto siendo reinscrito en abril del 2011. Se encuentra presente en las I, II y XV regiones sin una cifra oficial de militantes. Su fundador fue Fernando Flores, quien renunció al PPD luego de que el partido expulsara a Jorge Schaulsohn tras señalar que en la Concertación se había instalado una “ideología de la corrupción”. Se encuentra representado por un alcalde (San Pedro de la Paz) y 18 concejales.

Al menos un elemento en común presentan estos partidos: todos deben autofinanciarse, ya que los aportes entregados por el Servel son insuficientes para levantar una campaña electoral. A diferencia de lo que ocurre al interior de la Alianza y la Concertación, estos partidos “chicos” no reciben grandes aportes ni cuentan con redes nacionales para llevar a cabo sus campañas. Aunque la ley de financiamiento de partidos políticos permite que el Servel les entregue recursos, se les entregan montos muy inferiores a los asignados a los partidos de las dos coaliciones. Lo anterior se debe a que son partidos que se encuentran en pleno proceso de formación a lo largo del país, o que en la elección anterior obtuvieron porcentajes relativamente bajos de votación.

 

FUENTE: Cambio21.cl