Edición Cero

Su absoluto rechazo al proceso de desvinculación que vive la Universidad Arturo Prat, dio a conocer el académico del hasta ahora Departamento de Ciencias... Académicos rechazan desvinculaciones en la UNAP: “Se impone reestructuración vertical y autoritaria”

Su absoluto rechazo al proceso de desvinculación que vive la Universidad Arturo Prat, dio a conocer el académico del hasta ahora Departamento de Ciencias Sociales, Víctor Guerrero, quien además, representa a la Asociación de Académicos de la UNAP. El docente acusó que las decisiones tomadas por el Rector Gustavo Soto, son propias de “rectores delegados, impuesta para el control de las universidades estatales en tiempos de la dictadura”.

Para el representante de los académicos, Víctor Guerrero, las acciones del actual Rector Gustavo Soto Bringas se alejan de una gestión amplia e integradora, porque no consideró la opinión de todos los actores involucrados

“La Rectoría –señala-, se había comprometido a realizar en el mes de Marzo del presente año un Claustro Universitario, precisamente para discutir la situación que aflige a la Unap, en cambio se impone una reestructuración vertical y autoritaria”

Según su opinión, el actuar del Rector, “contradice el escenario democrático que vivimos”, puesto que no consideró la opinión de todos los estamentos.

Recordó que desde el año 1991 la normativa de los rectores delegados, “fue moderada por la práctica de los rectores elegidos y que permitieron, sin cambiar los estatutos, elegir a las autoridades unipersonales en las universidades estatales. Esta práctica ha cambiado y los rectores están usando dichas facultades espúreas”, acusa.

Sin embargo, reconoce Guerrero que los académicos “entendemos que en aras de la sustentabilidad y calidad universitaria hay que hacer cambios, pero no de manera unilateral y usando la discrecionalidad en el proceso de reestructuración”.

Su crítica apunta principalmente “entendiendo que las universidades estatales son entidades públicas de carácter autónomo y los rectores no son simples jefes de servicio, sino que se deben a sus pares que los eligieron”.

Mala información

De acuerdo a los dichos de Victor Guerrero, la propuesta de la Consultora contratada por la universidad para analizar y proponer las medidas de reestructuración, no es “de buena calidad”. Y como muestra de ello se refiere a la solución de crear 6 facultades en reemplazo de los actuales departamentos.

“Las facultades propuestas constituyen un gran número, lo que muestra contradicciones con el diagnóstico que ellos mismo elaboraron”.

Desconsideración

El académico también acusó desconsideración en el momento de la toma de decisiones respecto a la desvinculación de los académicos. “Como asociación de académicos nos queda una sensación de pesar, pues los funcionarios son desvinculados cuando todas las universidades ya han conformado sus planteles; decepción porque el rector no reveló sus intenciones cuando era candidato y enfado por la nula consideración de la opinión de la comunidad universitaria”.
Medidas similares realizadas en otras universidades del Estado “han facilitado una discusión amplia y luego de eso recién se implementaron medidas tan drásticas y profundas como éstas”.