Edición Cero

Cambio21.cl /Por Pilar González.  “Primero se vivieron escaramuzas a la entrada de Coyhaique, por el sector del camino que conecta la ciudad con Puerto... Cuatroscientos carabineros llegaron de Santiago a Aysén, mientras que aumenta la violencia

Cambio21.cl /Por Pilar González.  “Primero se vivieron escaramuzas a la entrada de Coyhaique, por el sector del camino que conecta la ciudad con Puerto Aysén y luego estas escaramuzas se trasladaron al centro de Coyhaique y Carabineros, siendo plenamente consciente de que la ANEF está a 100 metros del hospital regional y a un par de cuadras de la comisaría, desarrolló una estrategia para rodear y arrinconar a los manifestantes hacia la sede de la organización”, relató el dirigente de la ANEF de Aysén Julio López.
Carabineros sin duda se ha transformado en el ‘enemigo público número 1’ de los habitantes de Aysén por la violencia inusitada que se ha vivido especialmente en los últimos días.

Según declaraciones de simples ciudadanos, la provocación calculada del gobierno a través del actuar de Carabineros, ha contribuido a esta inusitada violencia. Afirman que fue iniciada por la fuerza policial foránea, tanto en Puerto Aysén como en Coyhaique, golpeando mujeres, invadiendo violentamente campamentos y poblaciones para detener personas a punta de balines y bombas lacrimógenas, sin escatimar patadas contra los portones de los vecinos, como se ha podido ver en diversos registros audiovisuales que circulan por la red.

Es decir, de la noche a la mañana las personas de las principales ciudades de la región de Aysén se vieron envueltas en un verdadero estado de sitio, sin derecho a reunirse, ni a manifestarse públicamente, cuando verdaderas “fuerzas de ocupación” policial se tomaron las calles. Cerca de 400 carabineros antimotines llegaron desde Santiago a Aysén para “detener” las manifestaciones de los ayseninos.

Así es como los pobladores y Carabineros nuevamente se enfrentaron usando piedras los primeros contra gas lacrimógeno e incluso balines de los uniformado. El caos se desató con la llegada de vehículos policiales y un nuevo contingente en Puerto Cisnes, desde donde avanzaron hacia Coyhaique, a más de un centenar de kilómetros por la Carretera Austral.

Por ello, un grupo de cerca de mil manifestantes llegó al centro de la capital de la Región y apedreó los edificios de la Intendencia y la Alcaldía. Carabineros respondió con dureza, lo que ha provocado numerosos heridos, entre ellos un joven que recibió balines en la cabeza.

Una persona debió ser trasladada en camilla por el puente Presidente Ibáñez, el que se encontraba rodeado de escombros y barricadas. Sin embargo, los familiares aseguraron que no se trataba de un herido por enfrentamientos, sino de una fractura en un partido de fútbol.

Investigaciones contra Carabineros
Quienes han visto el actuar policial y lo rechazan categóricamente son los senadores de la zona Antonio Horvath (RN) y Patricio Walker (DC), quienes solicitaron a la comisión de Derechos Humanos de la Cámara Alta una investigación del actuar de las fuerzas de orden.

“Ha escalado la violencia y el actuar de las Fuerzas Especiales de Carabineros”, menciona el texto enviado por los parlamentarios, quienes piden “deponer todo acto de violencia, ilegalidad y arbitrariedad que pueda poner en riesgo la vida de las personas”.

Además el presidente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), Raúl de la Puente, anunció una querella criminal contra Carabineros debido a la violencia ejercida a los funcionarios públicos de su organización durante la noche del martes en la sede regional.

La reacción de los Ayseninos

Claramente los efectivos policiales, no esperaban una reacción como la que vivieron al llegar a Aysén, donde se encontraron con una fuerte resistencia de parte de los habitantes, indignados por la violencia que habían sufrido en la víspera sus mujeres y niños, y terminaron ofreciendo dura y prolongada batalla al contingente. Según medios radiales locales, los enfrentamientos se prolongaron por 12 a 14 horas, sin interrupción.

En conversación con Cambio21, el diputado Marcos Espinoza (PRSD), señaló que “encuentro muy desafortunadas las medidas, creo que el manejo que han tenido en el conflicto de Aysén demuestra y desnuda la falta de experiencia política y la falta de entender que estamos dentro de una democracia y aquí los movimientos ciudadanos son una realidad con la cual ellos van a tener que convivir por lo próximos dos años”.

“Por lo tanto aquí no se puede actuar a sangre y fuego, movilizando efectivos policiales, no pueden pretender disminuir las demandas de los ciudadanos expresadas, a lo mejor a veces en forma no muy adecuada, pero eso responde a la actitud que ha tenido el gobierno”, concluyó.

¿Qué opina Carabineros?

Por su parte, la institución lamentó los graves hechos de violencia en Aysén, como la quema de dos vehículos policiales y los daños que dejaron a un avión ambulancia inutilizable, a lo que se agregan 80 funcionarios lesionados, de los cuales 26 se mantienen con licencia médica, según el último balance entregado por la institución.

Así lo manifestó el director de Orden y Seguridad, general inspector Alfonso Muñoz Medina, al referirse a la situación en dicha zona y sobre las operaciones de control de orden público que realizan los uniformados. Al respecto, el oficial expresó que el personal policial “ha enfrentado el tema con bastante profesionalismo, con el refuerzo de la dotación local en un 50 por ciento y la entrega de más medios logísticos”, entiéndase por esto último más carros lanzaaguas y lanzagases.

Además, recalcó que los procedimientos policiales se han desarrollado con “pleno respeto a ley”, y al ser consultado sobre algunas sobreactuaciones de los efectivos, dijo que siempre se están revisando las actuaciones para establecer si alguno de los funcionarios se alejó de la forma apegada a la ley, y que si hay algo fuera de la ley se hacen las indagaciones administrativas correspondientes.

Contradiciendo lo anterior totalmente, el general director de Carabineros, Gustavo González, admitió ante la comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados donde admitió que hubo excesos de fuerza policial en la Región de Aysén.

“Lo admití en esta comisión y lo admití antes, para aquellos que se apartan de esta obligación, tomaremos las resoluciones administrativas correspondientes y eventualmente podrían tener una responsabilidad penal de acuerdo a las circunstancias”, dijo González al salir de la comisión.

El general director además señaló que si bien se encuentra evaluando el actuar del personal policial en la zona del conflicto, Carabineros se ha visto “en la obligación de actuar para establecer el orden público”.

“Hemos hecho un trabajo de evaluación de todo lo que ha ocurrido desde el día 13 de febrero hasta el 20 de marzo, y nos hemos visto en la necesidad de actuar para establecer el orden público, tenemos la obligación de hacerlo y las atribuciones legales, y así lo hemos hecho”, agregó.

“Con respecto a la desproporción, estoy evaluando todos los informes que me entrega el jefe de la zona para verificar si se ha producido (…) en algunos casos se han dado denuncias de personas lesionadas, y en esas condiciones, he dispuesto el sumario administrativo que corresponde”, indicó el general.

Dirigente de ANEF denuncia: actúan con impunidad

Frente a las afirmaciones de ambos funcionarios policiales, Cambio21 conversó con el presidente regional de la ANEF, Julio López, quien señaló que “en primer lugar quiero reiterar que entre el actuar de carabineros y el de las organizaciones sociales hay una diferencia que es fundamental: los dirigentes sindicales y sociales siempre estamos adelante, controlando el actuar de nuestra gente y manteniendo una vigilancia activa y haciéndonos responsables; con Carabineros pasa justamente lo contrario: los generales, los oficiales, nunca salen de la oficina, reciben informes falseados y no hay un control efectivo sobre lo que hacen estas tropas paramilitares que de Fuerzas Especiales no tienen nada, salvo la impunidad”.

López comenta lo vivido en una de las jornadas más violentas: “Ayer (martes) se vivió una jornada que superó todos los límites de lo que habíamos vivido en Coyhaique y hubo un contingente muy grande de carabineros con guanacos, zorrillos y varios vehículos. Primero se vivieron escaramuzas a la entrada de Coyhaique, por el sector del camino que conecta la ciudad con Puerto Aysén y luego estas escaramuzas se trasladaron al centro de Coyhaique y Carabineros, siendo plenamente consciente de que la ANEF está a 100 metros del hospital regional y a un par de cuadras de la comisaría, desarrolló una estrategia para rodear y arrinconar a los manifestantes hacia la nuestra sede”.

El dirigente relata que “la ANEF es el centro de operaciones del movimiento, desde ahí se coordinan las ayudas legales, almacenamiento de alimento, elementos de primeros auxilios para despachar a las ollas comunes y a los paramédicos que están en terreno, además del centro de informaciones, donde funcionamos las 24 horas del día y una sala donde atendemos a los heridos. Anoche se recibieron 50 heridos en esa sala y 15 en las calles por parte de los voluntarios especializados”.

Continua describiendo una situación dramática que le tocó enfrentar: “En un momento me sorprenden solo y en ese momento pasa un bus de Fuerzas Especiales que se lanza por encima de toda la barricada y queda a 30 metros de la sede. Me rodean entre 7 efectivos de Fuerzas Especiales y me empiezan a golpear con los bastones y a dar patadas. No hubo ningún intento de conversar conmigo, solo golpearme. Constaté lesiones, pusimos una denuncia y nos vamos a querellar”.

“Hay muchísimos heridos con perdigones en el rostro, en la cabeza, en el cuello, muchos heridos por impacto de granadas de lacrimógenas, y lo más preocupante es que siguen llegando Fuerzas Especiales. Cuando llegan se cortan las comunicaciones en la región y se producen hechos de extrema violencia, como lo que vivimos anoche”, concluye su relato Julio López.

constancia_lesiones[1] 

 FUENTE:  http://www.cambio21.cl/cambio21/site/artic/20120321/pags/20120321172732.html