Edición Cero

Por Daniel Zamorano.- ¿Se imagina usted degustando un aromático Cabernet Sauvignon o un intenso Merlot producido netamente con cepas oriundas del interior de la... Tarapacá podría recuperar sitial como región productora de vinos

Por Daniel Zamorano.- ¿Se imagina usted degustando un aromático Cabernet Sauvignon o un intenso Merlot producido netamente con cepas oriundas del interior de la Región de Tarapacá?. Esto no está muy lejano a la realidad, pues hoy en día el Departamento de Agricultura del Desierto y Biotecnología de la Universidad Arturo Prat de Iquique, se encuentra inmerso en una profunda investigación para devolver a la ciudad y sus provincias, la anhelada categoría de región productora de vinos, situación de la cual Tarapacá se preciaba, a comienzo del siglo XX.

Todo esto forma parte del proyecto “Innovación tecnológica para la producción de Vino del Desierto en la Pampa del Tamarugal”, según lo dieron a conocer hoy el seremi de Economía, Fomento y Turismo, Néstor Jofré Núñez, junto a la seremi de Agricultura, Moira Rojas, y los encargados del proyecto, el director Marcelo Lanino y la ingeniera agrónoma Ingrid Poblete.

“Es una gran noticia para nuestra región que después de más de 80 años Tarapacá vuelva a producir vinos como ocurrió a comienzos de siglo en Pica, y eso significa que no sólo debemos apuntar a fortalecer lo que es la Minería y el Comercio, sino que también existe la Agricultura que, para nosotros como Ministerio de Economía, se traduce en apoyar fuertemente el trabajo de la Seremi de Agricultura y la investigación que realiza en torno a este producto el Departamento de Agronomía y Biotecnología de la Universidad Arturo Prat”, declaró al respecto la autoridad económica.

Proyecto

Actualmente se producen entre 600 y 800 litros de este sabroso caldo en un espacio cercano a los 2 mil metros cuadrados, según confirmó Marcelo Lanino.

“De hecho -agrega el profesional- nuestra investigación apunta a lograr producir 25 mil litros de aquí a tres años, con la clara intensión que la zona se transforme en una zona productora de vino para el comercio local e internacional con la denominación de origen Vino del Desierto”.

La investigación, además, cuenta con el trabajo del investigador Alex Zúñiga; la etnóloga Isabel Tapia y el administrador Marcelo Rojas, todos los cuales laboran intensamente para lograr el éxito de este proyecto.

Las cepas utilizadas en su producción, según las palabras Ingrid Poblete, son la Ahmeur bou Ahmeur de origen Argeliano; la variedad blanca de bayas pequeñas conocidas como Torrontés Riojano, y las bayas negras grandes llamadas Gros Coldan de origen georgiano.
“Este proyecto, no me cabe dudas, será muy exitoso. Estamos empeñados en aumentar la investigación para que nuestra gente produzca más vino y de mejor calidad”, puntualizó al respecto Moira Rojas.