Edición Cero

Cambio 21,cl Por Guillermo Arellano.- El ex ejecutivo de Cencosud (Jumbo) goza de tribuna en programas dedicados a la farándula y en extensos reportajes humanos...

Cambio 21,cl Por Guillermo Arellano.- El ex ejecutivo de Cencosud (Jumbo) goza de tribuna en programas dedicados a la farándula y en extensos reportajes humanos en medios escritos que recalcan su carácter de persona de clase media y ex vecino criado y desarrollado en Maipú y un eximio guitarrista. No pasa lo mismo con Allamand.

Al parecer, la orden que entregó el mandatario Sebastián Piñera en el último consejo de gabinete, luego de su retorno al país procedente de Colombia, de no adelantar la campaña presidencial, no tiene eco en uno de sus subalternos, el ministro de Obras Públicas, Laurence Golborne.

El ex titular de Minería y Energía vive una particular exposición mediática en todas sus actividades en terreno. Algunos ejemplos: viajó a la Región de Aysén para seguir in situ el caso de los dos empleados del MOP que aún se encuentran desaparecidos luego que el bote zodiac en el que viajaban el pasado domingo se volcara en el río Huemules, cerca del glacial Sfeffen, en Campos de Huelo Norte.

Es más, desde esa zona escribió un mensaje en Twitter apenas terminó de sentirse el temblor que promedió los 6.5 grados en escala de Richter el martes en la madrugada. “Carreteras y aeropuertos no reportan daños. Situación en calma”, comentó.

Por otro lado, la semana pasada, Golborne sostuvo una reunión con el comandante en jefe del Ejército, José Miguel Fuente-Alba, el jefe del Estado Mayor, general Antonio Cordero, y el comandante de Ingenieros, general Mario Puig.

Los tema a tratar fueron dos: el oficial, la importancia geopolítica de la construcción de caminos e infraestructura a lo largo del país, y el real, cruzar opiniones sobre la ley reservada del cobre, reforma que está analizando su colega de Defensa, Andrés Allamand (RN), el otro presidenciable que tiene la derecha además de Evelyn Matthei, titular del Trabajo.

Los alcances de la cita quedaron en privado, pero, ojo, quedaron de juntarse una segunda vez.

Lo que sí está operativo es el reforzado equipo de asesores que tiene el ex ejecutivo de Cencosud en el MOP. Como la meta es superar la capacidad de gestión que dejó la Concertación hasta marzo de 2010, lo que se traduce en 10.500 millones de dólares que se esperan utilizar en proyectos licitados, Golborne rediseñó la Dirección Nacional de Obras Públicas y la Coordinación de Concesiones.

En tal sentido, nombres como el de la subsecretaria Loreto Silva y los directores Fernando Prat, Andrés Lagos y Evelyn Arenas han cobrado capital importancia en los tópicos técnicos del ministerio, dado que de los políticos es él mismo el que se ha encargado de llevarlos adelante.

Recibió un apoyo implícito de la UDI en el reciente Consejo General, el que aparte de ratificar a la nueva directiva de Patricio Melero, dejó abierta la puerta para apoyar el año entrante a un postulante que provenga del mundo independiente.

Incluso legisladores y ministros gremialistas, como Gustavo Hasbún y la propia Matthei, hablan de Golborne como si fuera “su” candidato a La Moneda. Y Renovación Nacional, la otra colectividad de la Alianza que en una gran mayoría respalda la opción de Allamand, tiene elementos que valoran y destacan su popularidad, como el senador Alberto Espina, un reconocido “piñerista”. Hay que “cuidarlo”, porque representa a la “carta más potente” del sector, señaló el parlamentario, lo que le costó una dura reprimenda de la tienda dirigida por Carlos Larraín.

Como si fuera poco, a nivel mediático, Golborne goza de tribuna en programas dedicados a la farándula, como “Sin Dios ni Late”, que conduce el actor Vasco Moulián, ex asesor suyo cuando era ministro de Minería y Energía, y en extensos reportajes humanos en medios escritos que recalcan su carácter de persona de clase media y ex vecino criado y desarrollado en Maipú y un eximio guitarrista.

Además, su esposa Karin Oppermann fue mencionada en un reportaje de El Mercurio dedicado a las cónyuges de los distintos candidatos presidenciales y su rol en las incipientes campañas. Según el matutino, la ingeniera de profesión fue la que convenció a Golborne para ser ministro e incluso lo acompañó en el campamento de la mina San José en el accidente de los 33 trabajadores del año 2010 y en la crisis de Magallanes de enero de 2011. Hasta lo influenció para fundar juntos el restorán “Oliva-Limón”.

¿Qué hay por en la vereda del frente? Allamand vive un complejo momento debido a los cuestionamientos que pesan en la Fuerza Aérea de Chile luego de conocerse las irregularidades del avión Casa 212 en el accidente en la isla Juan Fernández en septiembre de 2011.

El secretario de Estado ganó puntos luego de liderar el proceso de recuperación de los cuerpos, entre los cuales estaba el de su cuñado Felipe Cubillos y el del animador Felipe Camiroaga, y también por llamar a terreno a las principales autoridades de la Fach para que se sepa toda la verdad sobre esta tragedia.

Sin embargo, los costos que podría acarrear este problema institucional los asumiría políticamente Allamand, quien, al contrario de Golborne, no cuenta con agenda televisiva que lo aproxime a sus eventuales electores. Sólo suma conversaciones en matinales ligadas al accidente aéreo y una curiosa entrevista con Soledad Onetto en su nuevo espacio “En pauta”, de Mega, en la que tuvo que soportar el fuerte sismo del martes en vivo.

Terminado el programa, el ex senador se dirigió a la Onemi para conocer en detalle los datos sobre los efectos del temblor en regiones, pero no dio ninguna vocería como se esperaba, labor que efectuó el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla.

Por último, en lo político, RN está cuadrado con él y eso obliga a sus parlamentarios y principales referentes a trabajar de forma paralela a su labor en Defensa.

Allamand, que cenó con todos los parlamentarios de RN en la casa del senador Chahuán en Concón el pasado martes, notificó que no hará labores de proselitismo en la próxima campaña municipal, al igual que todos los ministros, y afirmó que recién después de octubre tomará una decisión final, toda vez que antes del 11 de noviembre debe renunciar al gabinete si desea ser candidato presidencial, plazo que está definido por ley. También manifestó su deseo de competir en primarias y, por cierto, ganarlas, para lo cual necesita a un partido unido y sin fricciones internas, motivo por el que celebró que Carlos Larraín haya integrado al miembro de la disidencia Cristián Monckeberg a la nueva mesa directiva. En su opinión, hay que defender al gobierno con dientes y muelas, porque el éxito del gobierno asegura la opción de competir por cuatro años más en La Moneda.

Como sea, en los próximos meses veremos para dónde se mueve el otrora líder de la derecha “liberal” de los 90 y si efectivamente anda en Fiat 600 o en un Ferrari, término acuñado por el alcalde Manuel José Ossandón. Por ahora, todavía anda en bicicleta y buscando a cuál auto se sube.