Edición Cero

Más de mil 500 niños, de los niveles prekinder a sexto año básico, participaron activamente en dos Liturgias de Jueves Santo que celebró el... Masiva Liturgia de Jueves Santo en Colegio San Antonio de Matilla

Más de mil 500 niños, de los niveles prekinder a sexto año básico, participaron activamente en dos Liturgias de Jueves Santo que celebró el Obispo de Iquique, monseñor Marco Antonio Ordenes Fernández.

Monseñor encabezó la celebración de Pan y Uva en que el establecimiento educacional se unió a la Iglesia para recordar el gran amor de Jesús que se ofrece en el pan y el vino como signo de presencia entre nosotros. Es el momento en que nos deja, como testamento, su gran mandamiento: ¡Amense los unos a los otros, como yo los amo!

El Jueves Santo es también el Día del Amor Fraterno, día en que con más intensidad y fuerza se proclama la grandes de una vida enteramente dedicada a los demás en entrega y servicio.

Los más de mil 500 niños que participaron en las dos celebraciones, en cada minuto se mostraron alegres con la presencia de monseñor y cantaron sin cesar en este Jueves Santo.

El Obispo de Iquique, al entregar la bendición, le entregó tres tareas a los niños. La primera, que tras las Liturgias, llegaran a sus casas a contar sus padres, hermanos y amigos, la bonita experiencia que habían vivido. La segunda, que en esta Semana Santa, compartieran algo con alguien (un huevito de pascua). Y tercero, que dieran un gran aplauso al Señor Jesús.