Edición Cero

Cambio21.cl / Por Guillermo Arellano.- En el socialismo dicen respetar el surgimiento de distintas precandidaturas (Rincón, Walker, Pizarro, Gómez, Lagos, Orrego y Velasco), pero advierten... Una Concertación sin vocero, dos listas y varios precandidatos se enfrenta al “síndrome Bachelet”

Cambio21.cl / Por Guillermo Arellano.- En el socialismo dicen respetar el surgimiento de distintas precandidaturas (Rincón, Walker, Pizarro, Gómez, Lagos, Orrego y Velasco), pero advierten que en algún momento tendrán que darse cuenta de que “la” opción para derrotar a la derecha la encarna Bachelet. En la DC no creen lo mismo.

El pacto para la elección de concejales firmado por el PPD, el Partido Radical y el PC ya está caminando a pesar de la molestia formal que mostró la directiva del PS y todo el mundo democratacristiano.

Sin embargo, de la intención de dar por terminada la Concertación como se amenazó apenas de supo del acuerdo, poco y nada. Tampoco se revisaron los alcances del trato al que llegaron los comunistas y el arcoiris en materia de alcaldes en casi la totalidad de las 345 comunas del país.

El mayor foco de tensión estuvo puesto en el Consejo Nacional de la DC del pasado lunes, donde las grandes conclusiones fueron tres: la ratificación del pacto electoral con los socialistas a nivel municipal, parlamentario y presidencial, la negativa de un acuerdo secreto tendiente a proclamar adelantadamente a Michelle Bachelet como postulante a la banda tricolor y la ratificación de la decisión de la falange de presentar sí o sí un nombre a las primarias presidenciales pactadas para mediados de 2013.

Como dato anexo, el timonel del partido, senador Ignacio Walker, le comunicó a sus pares de la Concertación -vía email- que dejará la vocería del bloque, “cargo” que había asumido hace sólo una semana luego de la negativa del líder radical José Antonio Gómez. El motivo es obvio y claro: “el nuevo escenario político en materia de pactos electorales y políticas de alianzas” que se estructuró con el nacimiento del nuevo eje PC-PPD-PRSD.

“Queremos (junto al PS) un candidato surgido de un mecanismo democrático. Hemos decidido caminar juntos una vez más. Nuestra opción es una alianza del centro y la izquierda que aspire a interpretar los anhelos de una mayoría social y política. El PPD y el Partido Radical han optado por un Frente Amplio de Izquierda con el Partido Comunista”, resumió Walker tras la intensa jornada.

A pesar de la claridad del mensaje, el diputado y vicepresidente DC, Fuad Chahín, sostuvo que el pronunciamiento del Consejo Nacional “es insuficiente, porque abre la puerta para que el abanderado común con el PS se dirima por un mecanismo distinto a la primaria. Debimos ser más categóricos para presionar por la primaria para definir el abanderado conjunto con los socialistas”.

Sin ir más lejos, Osvaldo Andrade, jefe máximo de la colectividad, aclaró este martes que aún está pendiente la definición del mecanismo para elegir al candidato presidencial común con la Democracia Cristiana.

 El PS y Bachelet

En medio del debate interno de la Concertación, en el socialismo optaron por cerrar filas en torno a la figura de Michelle Bachelet.

De hecho, el diputado Andrade aseguró que respeta y entiende el surgimiento de distintas precandidaturas presidenciales (los senadores Rincón, Walker, Pizarro, Gómez y Lagos Weber, el alcalde Claudio Orrego y el ex ministro Andrés Velasco), pero advirtió que en algún momento los aludidos tendrán que darse cuenta de que “la” opción para derrotar a la derecha la encarna la actual encargada de la ONU-Mujer. Lo demás es mero “voluntarismo”.

“Yo no sé por qué no se quieren ver estas cosas. Yo entiendo que hay aspiraciones. Las encuentro legítimas; por favor, tienen todo el derecho del mundo, pero tiene que llegar un momento en que abramos los ojos y veamos lo que nos dice la ciudadanía”, enfatizó.

Como era de esperar, Rincón se mostró en desacuerdo con Andrade. “Yo conozco a Michelle Bachelet y sé su convicción respecto a las primarias. Por lo tanto, mientras yo no la escuche a ella decir que está en contra, no tengo por qué hacerme cargo de lo que digan otros dirigentes. Yo pediría tranquilidad, porque no conozco ningún otro sistema que sea participativo y democrático como las primarias”, indicó.

Más enfático se mostró el presidente del Senado, Camilo Escalona (PS), quien acusó que al interior de la Concertación se busca “generar tal caos, que quieren desestimular a Bachelet para que encabece la coalición de cara al próximo desafío electoral de 2013.

“Hay personas que piensan que pueden reemplazar a Bachelet en el liderazgo presidencial. Sin embargo, la coalición de la que formamos parte, esta misma, pero superada en una más amplia, con otros actores, es decir, la oposición en su conjunto, sin Bachelet, no es capaz de derrotar a la actual coalición de Gobierno”, aseveró.

 ¿Es o no es un frente de izquierda?

No se trata de la tendencia interna que existe en el PS y a la que precisamente pertenece Michelle Bachelet junto a Camilo Escalona y Osvaldo Andrade.

Es el supuesto “Frente Amplio de Izquierda” que compone el PPD, el PC y el PRSD. Uno de sus referentes es el presidente del radicalismo, José Antonio Gómez, quien insiste con que el pacto de la discordia no buscaba dar por terminada a la Concertación y que tampoco están fundando un pacto de izquierda.

“Todas las declaraciones fueron exageradas y fuera de tono, porque al final el único que dijo que la Concertación se terminaba fue la propia DC a través de su vicepresidente. Nosotros nunca manifestamos que el amplio espectro de la oposición que tenemos se iba a terminar. La Concertación cumplió un ciclo, está agotada y la opinión pública no tiene una buena valoración. El 60% la rechaza, no es que la mire a distancia. No, la rechaza, y esto lo dicen las encuestas”, manifestó.

“¿Qué estamos planteando nosotros? No estamos planteando ni ruptura, mi término, ni frente amplio de izquierda. Estamos diciendo que hay que reagrupar a las fuerzas políticas responsablemente y desde el punto de vista de un dirigente político para dar una propuesta política distinta. Y lo que hemos dicho es que la centro-izquierda y la izquierda tienen que unirse”, agregó sorprendentemente.

¿Sin primarias?

Para finalizar, por el PPD emergen sus dos candidatos a la presidencia, el senador Jaime Quintana y la diputada María Antonieta Saa.

En opinión del primero, representante del “girardismo” que hizo posible el pacto con radicales y comunistas, “tenemos que conciliar los liderazgos que claramente trascienden los partidos, con la valoración que la gente le tiene a Bachelet. En nuestro sector, efectivamente hay opiniones diferentes en ese sentido, pero para eso son los partidos. Este será un debate fuerte”.

“Puede ser Ricardo Lagos Weber, quien cumple con la popularidad y el cariño de la gente. Para eso necesitamos un PPD maduro y democrático que concrete las primarias. Además, hay que plantear reforma tributaria, reformas políticas y romper con la desigualdad vergonzosa que tenemos”, agregó.

Mientras tanto, la segunda, rostro del “laguismo” que apuesta por la continuidad de la obra de la Concertación, plantea que “Bachelet no es una moneda de cambio. Ella es de todos los partidos de la oposición y de toda la ciudadanía”.

“Creo firmemente en las primarias y el planteamiento de Carolina Tohá (presidenta PPD actual), de la cual soy su seguidora, fue muy claro. Ella se la jugó por las primarias presidenciales. Nosotros tenemos que llevar un candidato a primarias y Michelle Bachelet tiene que ir a primarias, y creo que así ella lo desea. Soy bacheletista. Guido Girardi, quien encabeza la lista a la Directiva Nacional, ha sido partidario de llevar a Bachelet sin primarias”, disparó.