Edición Cero

Una impresionante caravana, que partió pasado el mediodía del domingo 29 de abril, fue la que dio la bienvenida al ex alcalde de Iquique,... …Y el “Choro” Soria de re-encontró con “el pueblo de Iquique”

Una impresionante caravana, que partió pasado el mediodía del domingo 29 de abril, fue la que dio la bienvenida al ex alcalde de Iquique, Jorge Soria Quiroga, tras su arribo a la ciudad, proveniente desde Tocopilla, donde permanecía hace una semana, buscando firmas para Fuerza País. Y lo hizo en gloria y majestad, ya que la Corte Suprema lo absolvió de las acusaciones en su contra, lo que lo pone nuevamente, como una de las más relevantes figuras políticas y los deja en condiciones de asumir una nueva candidatura y medirse, una vez más con Myrta Dubost, la representante de la derecha criolla.

Si bien el recibiendo a Jorge Soria fue en grande; con banderas blancas y la imagen de las manos limpias; música y el canto  “Iquique es puerto, Soria es choro….”, el acto en la explanada en la UNAP, se vio un tanto deslucido, ya que al pasar de las horas y la intensa jornada dominguera, hizo que los adherente empezaran el retorno a sus hogares o actividades familiares. Los soristas se dieron cita en el sector de Bajo Molle, a las 11.00 horas y recién, tres horas más tarde, el coloso de la política local, daba su encendido discurso, iniciando extraoficialmente, su campaña para alcanzar nuevamente el sillón edilicio.

Aún así, el sorismo, sintió que lo que hubo fue una demostración de fuerzas, que pone a Jorge Soria en el umbral, para recuperar la alcaldía de Iquique. Hay que recordar que la inhabilidad de Soria, lo sacó del municipio antes de cumplir su periodo y luego le impidió ser candidato a senador y alcalde. Fueron 10 años de la vida política que quedaron en suspenso.

Los organizadores esperaban más de tres mil automóviles, pero se congregaron menos de la mitad. Sin embargo, la caravana fue vitoreada a su paso en el largo recorrido, por todas las calles de Iquique. El ambiente era de alegría, abrazos y efusivos saludos. Y Soria, desde el camión que lo transportaba, levantaba sus brazos, saludaba a sus seguidores y les sonreía.

En su discurso Soria dijo que no guardaba odio ni rencor en su corazón, pese al daño que recibió el y su familia, pero que ahora “que se impone la verdad”, luchará con todas sus fuerzas para luchar por Iquique y su gente.

En un acalorado discurso, reconoció el trabajo realizado por sus abogados durante su defensa. Asimismo, destacó la figura del diputado Hugo Gutiérrez, a quien calificó como el gran defensor de los derechos humanos en Chile. Y sin duda, reconocido el apoyo incondicional de su familia y sus adherentes que siempre creyeron que los cargos en su contra eran infundados.

Pasadas las 15.00 horas, terminó, exhausto la jornada, pero anunció, desde mañana mismo inicia el trabajo para llegar a la alcaldía.