Edición Cero

La pastora aymara esperaba salir libre ya, pero para lograr eso deberá optar a beneficios penitenciarios que habilita la reducción de su pena. Con...

La pastora aymara esperaba salir libre ya, pero para lograr eso deberá optar a beneficios penitenciarios que habilita la reducción de su pena.

Con la presencia de profesionales de la Defensoría Penal Pública la pastora aymara Gabriela Blas Blas fue notificada del indulto parcial conferido por el presidente Sebastián Piñera. La comunicación del beneficio se realizó en la guardia del pabellón femenino del Penal de Acha, a cargo del capitán de Gendarmería, Isaac Falcón, quien le leyó el acta que certificaba lo dispuesto por el Decreto 313 del Ministerio de Justicia.

El documento establece, en su parte medular, la reducción de “la pena capital impuesta de doce años de presidio mayor en su grado medio (…) a una pena de seis años”.

En la oportunidad, tanto su defensor Víctor Providel como la Facilitadora Intercultural Inés Flores, le explicaron los alcances de la medida gubernamental y aclararon las dudas que expresó. Fundamentalmente a ella le inquietó conocer que no saldría inmediatamente en libertad, sino que debería tramitar beneficios penitenciarios.

Ante la notificación Gabriela Blas, que vestía un típico aguayo (pequeña manta andina), debió firmar la constancia y recibió copia de ese documento para luego volver a su celda en el segundo piso del pabellón. Todo el acto fue grabado por un equipo de TVN encabezado por el periodista Amaro Gomez-Pablos, que consiguieron que la pastora aymara consintiera en tal cobertura como parte de un reportaje sobre su caso, el que se emitirá esta semana.

Interculturalidad

“Esta medida gubernamental tiene de valioso el que se hace cargo de algo que en Tribunales no se asumió: el factor intercultural como componente que permite explicar los hechos por los que se juzgó una tragedia ocurrida mientras Gabriela realizaba el tradicional trabajo de pastoreo en el altiplano. En este sentido es un paso valioso hacia una sociedad chilena más inclusiva”. Así lo declaró el Defensor Regional de Arica y Parinacota, Claudio Gálvez, al comentar el indulto parcial.

Refiriéndose al momento de comunicación del decreto detalló: “obviamente la reacción de ella fue de desazón pues, cuando supo que se tramitaba un indulto, ella pensó que podría salir inmediatamente”. Gálvez explicó que la presencia de su defensor y la facilitadora intercultural fue dispuesta precisamente para ayudarla a comprender los precisos alcances de la disposición de gobierno.

Los defensores de Gabriela Blas estudian en este momento la mejor forma de tramitar los beneficios penitenciarios que pueden invocarse a partir de este momento, en el cual lleva cumplida más de la mitad de la pena fijada por el indulto, además de cumplir con requisitos como buena conducta.