Edición Cero

Rigoberto Sánchez Fuentes,  Historiador. Magíster en Relaciones Internacionales. En la televisión española, Cándido Méndez, presidente de la Unión General de Trabajadores de España (UGT),... El dedo y la luna

Rigoberto Sánchez Fuentes,  Historiador. Magíster en Relaciones Internacionales.

En la televisión española, Cándido Méndez, presidente de la Unión General de Trabajadores de España (UGT), señalaba que en la discusión acerca de los asuntos públicos había que distinguir entre el dedo y la luna. Notable metáfora para solicitar atención acerca de lo fundamental frente a lo secundario, para distinguir siempre, lo que reporta bienestar a las mayorías frente a la algarabía de lo pueril.

Las iniciativas del gobierno en materia de financiamiento universitario y del régimen tributario nos muestran la instalación de una estrategia destinada a mostrar a los chilenos el “dedo” pretendiendo hacer creer que es la “luna”. Se trata de una nueva estrategia de diversión para desinformar a la ciudadanía, para transmitir, mediante la prensa adicta y la propaganda mendaz, la idea de cambio, de resolución de las demandas sociales. El cientista político italiano Maurizio Viroli llama a esta conducta “demagogia oligárquica”.

Eliminar el CAE y la participación de los bancos es secundario, pues lo fundamental es garantizar el ingreso y permanencia en la educación superior a todos los jóvenes, sin otro requisito que sus capacidades. Lo fundamental es que los jóvenes escojan la carrera que sus talentos le permitan cursar. La propuesta del gobierno condena a los jóvenes a una cuantiosa deuda de formación profesional, que en el contexto de las bajas remuneraciones con que el empresariado remunera el trabajo cualificado, se transforma en una condición limitante para el desarrollo familiar y el perfeccionamiento académico, requisito indispensable para la competitividad laboral

El ajuste tributario, en tanto, constituye la segunda operación de diversión. Sólo recaudará del orden de los 900 millones de dólares, cifra inferior al monto del subsidio otorgado al Transantiago, e insuficiente para cubrir la inversión que requiere el sistema educacional chileno, estimado por los expertos en más de 4 mil millones de dólares. En verdad, su contenido y propósito acrecienta la desigualdad y la segregación del sistema educacional chileno.

La conclusión política que surge de las los reajustes propuestos señala que el gobierno y sus partidos se sienten satisfechos con el orden social injusto y desigualitario que hoy rige y que la mayoría de los chilenos rechaza; que gobiernan sólo para contener la voluntad de cambio que anima a mayoría social.

Será por lo tanto, en el ciclo electoral que se inicia, tarea de la oposición proponer un nuevo modelo nacional y democrático de desarrollo, entre cuyos componentes se encuentre la construcción de un nuevo sistema educacional y un nuevo régimen tributario que permita al Estado contar con los recursos suficientes para establecer condiciones de igualdad entre todos los chilenos.