Edición Cero

Con argumentos que considera de peso, el Consejero Regional y Presidente de la Comisión de Cultura, Julio Cámara Cortés, explicó las razones por las... CORE  explica razones de abstensión en proyecto ex Cine Tarapacá y cuestiona capacidad ejecutora del Municipio

Con argumentos que considera de peso, el Consejero Regional y Presidente de la Comisión de Cultura, Julio Cámara Cortés, explicó las razones por las que  decidió abstenerse de votar en la aprobación del proyecto que transforma el ex Cine Tarapacá, en Centro Cultural. En lo esencial, Cámara cuestiona la capacidad como ejecutor del municipio de Iquique y para ello, enumera proyectos inconclusos, como es el caso emblemático de la Escuela Santa María.

El consejero se refirió al tema, reiterando su compromiso con la cultura especialmente apoyando aquellas acciones que surgen desde la base social, como ha sido su tónica, especialmente de la Comisión de Cultura, que preside. Asimismo, rechazó” las críticas sesgadas de algunos gestores culturales hacia el CORE, pero que como contrapartida, no aplican el mismo criterio con el municipio loca”l.

Dice Cámara tener absoluta claridad respecto de la carencia de espacios para actividades culturales en la comuna, pero que esa es una tarea que compete no sólo al CORE resolver, “sino también al municipio de Iquique, entidad cuya responsabilidad no sólo debiera consistir en hacer proyectos de calidad, sino también en priorizar y focalizar los recursos para su materialización, en lugar de malgastarlos en eventos musicales de dudoso aporte al arte y la cultura”.

Explica también el consejero, que el CORE ha demostrado su interés y compromiso real para “hacernos cargo de dicha carencia”. Por ejemplo, en el caso de la restauración del Teatro Municipal –obra emblemática para la región-, han aportado con el cien por ciento de los recursos para el diseño y con el  50% de los costos para la restauración.“Lo anterior, incluso, sin que exista a la fecha un proyecto y una cuantía de los recursos que se requerirán”.

En el caso del proyecto del ex Cine Tarapacá, para transformarlo en un Centro Cultural, fundamenta que se abstuvo, en el marco del ejercicio de sus facultades para aprobar o rechazar proyectos. La decisión que dice asumir responsablemente, tiene que ver “con la eficiencia de la entidad que ejecuta los proyectos y la calidad de los mismos, tema en el que el municipio tiene claras deficiencias”.

Ejemplifica señalando que a la fecha, y no obstante el tiempo transcurrido, “el proyecto de actualización del plan regulador comunal presenta cero avance. Lo mismo puede decirse respecto de la escuela Santa María, -otro proyecto emblemático de la ciudad- cuyas obras están hace tiempo paralizadas y derivadas de las falencias de dicho proyecto”.

Expuestas sus razones, el consejero Cámara señala que “lamento que algunos gestores culturales cuestionen de manera sesgada al CORE en el tema de espacios culturales, y no apliquen la misma crítica hacia la responsabilidad que al municipio le corresponde en la materia”.