Edición Cero

LaNacion.cl.- Golpes, destrucción de uñas, el “pau de arara”, corriente eléctrica y simulacros de fusilamientos sufrieron los detenidos de la Fuerza Aérea que fueron... Las torturas que aplicaron a general Bachelet -padre de ex Presidenta- en Academia de Guerra

LaNacion.cl.- Golpes, destrucción de uñas, el “pau de arara”, corriente eléctrica y simulacros de fusilamientos sufrieron los detenidos de la Fuerza Aérea que fueron llevados a la AGA, entre ellos el padre de la ex Presidenta Michelle Bachelet.

El general de Brigada Aérea Arturo Miguel Bachelet Martínezfue detenido el mismo 11 de septiembre de 1973 en su oficina del Ministerio de Defensa, donde se desempeñaba en la Dirección de Contabilidad de la FACH. Participó en el gobierno de Salvador Allende como secretario de la Dirección Nacional de Abastecimiento y Comercialización (Dinac), cargo desde el cual dirigía las Juntas de Abastecimiento y Precios (JAP).

El padre de la ex Presidenta Michelle Bachelet recuperó su libertad en la misma noche del golpe militar, pero volvió a ser detenido el 14 de septiembre de 1973. Esta vez lo llevaron a la Academia de Guerra Aérea (AGA), donde sus propios compañeros de armas lo sometieron a brutales torturas que obligaron a internarlo en el Hospital de la FACH.

A mediados de octubre se le concedió el arresto domiciliario y regresó a su hogar en pésimas condiciones físicas. Sin embargo, fue detenido nuevamente el 18 de diciembre de 1973 y se le sometió a consejo de guerra en el denominado Proceso FACH, dirigido en contra de todos los efectivos de la Fuerza Aérea que colaboraron con el gobierno de Allende. La acusación fue “traición a la patria”.

Arturo Bachelet -51 años, casado con Ángela Jeria y padre de 3 hijos – quedó recluido en la Cárcel Pública y murió en su celda el 12 de marzo de 1974 por un paro cardiorrespiratorio, como consecuencia de los maltratos y torturas propinadas por sus propios subalternos en la AGA, que en ese tiempo estaba al mando del entonces coronel Fernando Matthei.

LAS TORTURAS APLICADAS EN LA ACADEMIA

Los tormentos aplicados al general Bachelet no se investigaron por separado, sino que en un conjunto de 46 denuncias presentadas en 2001 y 2002 en contra de los torturadores de la AGA. En 2006, en un fallo de primera instancia, el ministro Eduardo Fuentes Belmar, determinó que las víctimas –entre ellas Bachelet- sufrieron los siguientes tipos de torturas:

– Golpes de pies y puños en distintas partes del cuerpo.

– Destrucción de las uñas con objetos punzantes.

– “Pau de arara”: el detenido debe abrazar sus piernas y por el espacio que queda debajo de sus rodillas se introduce un palo. Luego el detenido es colgado cabeza abajo y se le aplican diversos tormentos.

– Aplicación de corriente eléctrica en partes sensibles del cuerpo como genitales, ano, cabeza, lengua.

– Obligación de permanecer de pie durante horas o incluso días sin recibir agua ni alimentos.

– Simulacro de fusilamientos.

– Todas estas torturas se aplicaban con el detenido encapuchado y desnudo.

En una carta que el 16 de octubre de 1973 envió a su hijo Alberto, que vivía en Australia, el general contó:

“Me quebraron por dentro, en un momento, me anduvieron reventando moralmente —nunca supe odiar a nadie— siempre he pensado que el ser humano es lo más maravilloso de esta creación y debe ser respetado como tal, pero me encontré con camaradas de la FACH a los que he conocido por 20 años, alumnos míos, que me trataron como un delincuente o como a un perro”.

SÓLO DOS PROCESADOS POR 17 CASOS

Pese a que acreditó que se cometieron torturas en la AGA, el ministro Fuentes Belmar sólo procesó a dos Imagen foto_00000003ex agentes: los coroneles (R) Edgar Cevallos Jones (en la foto) y Ramón Cáceres Jorquera. En su fallo de primera instancia, el juez sólo los condenó a 541 días de presidio remitido, pero sólo por 17 de los 46 denunciantes.

Posteriormente, tanto la Corte de Apelaciones de Santiago como la Corte Suprema aumentaron las penas contra Cevallos y Cáceres a 3 años y un día de libertad vigilada. En el caso de Cevallos, también se le condenó a pagar $10 millones por cada víctima, porque su abogado cometió un error legal y no apeló a tiempo.

La causa individual por la muerte del general Bachelet se inició después de que la fiscal de la Corte de Apelaciones de Santiago, Beatriz Pedrals, presentó el 24 de enero del año pasado 726 querellas por casos de violaciones a los derechos humanos ocurridas entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990 y respecto de las cuáles no había ningún tipo de acción judicial. Todas quedaron en manos del ministro Mario Carroza.