Edición Cero

Reflexionando sobre los desafíos que se alzan a casi 10 años del inicio del nuevo Sistema Penal en la zona, rindió su Cuenta de... Mejores niveles de justicia, sigue siendo un desafío para Defensor Regional

Reflexionando sobre los desafíos que se alzan a casi 10 años del inicio del nuevo Sistema Penal en la zona, rindió su Cuenta de Gestión del Defensor Regional de Tarapacá, Arturo Zegarra Williamson. El personero entregó las cifras y otros antecedentes de lo realizado el año pasado y planteó como desafíos alcanzar mejores niveles de justicia a través del perfeccionamiento de la defensa penal pública, como también avanzar en la defensa penitenciaria, en el derecho de los discapacitados mentales, de los extranjeros y migrantes en el ámbito penal.

También reflexionó sobre las exigencias que impone mejorar la garantía del debido proceso, especificando que eso requiere continuar con el perfeccionamiento de los defensores penales públicos, elevando los estándares de cumplimiento de sus funciones con “una actividad creativa”, la que debe incluir la búsqueda de sus propios medios de prueba.

Arturo Zegarra detalló que el año pasado la Defensoría atendió a 9 mil 166 personas imputadas por diversos delitos.. En cuanto a los delitos más recurrentes por los cuales se formalizó a las personas atendidas con defensa penal pública estos fueron encabezados por Lesiones, la mayor parte en Violencia Intrafamiliar, seguido por los relacionados con la Ley de Tránsito y en tercer lugar por las transgresiones a la Ley de Drogas. Desde el punto de vista de Género especificó que un 16 por ciento fueron mujeres mientras que al hacer un desglose por edad, puntualizó que el 8 por ciento del total de imputados eran adolescentes

El Defensor Regional puntualizó también que el año pasado se aplicó prisión preventiva a 956 personas, de las cuales 50 resultaron finalmente absueltas. En estos casos “el principio de inocencia, valor básico de una sociedad libre, cedió seguramente ante el temor a la delincuencia”, sentenció Zegarra.

Respecto a los recursos financieros entregados a la institución durante el 2011, éstos se ejecutaron en un 99,64 por ciento del total, llegando el gasto a la suma de poco más de mil 50 millones de pesos.
Zegarra – advirtiendo que podría parecer extraño – mencionó como una de las dificultades para la propia labor de los defensores, la dotación insuficiente de fiscales en el Ministerio Público, explicando que eso impide una mejor comunicación con la defensa y “conspira” contra la búsqueda de soluciones a los conflictos penales con mayor calidad y eficiencia. “Dotar de más fiscales al Ministerio Público en la región es un imperativo para una mejor justicia”, declaró el defensor.

Precisó que también la insuficiente especialización de los periodistas en el ámbito penal es otra dificultad “cuando no se logra traspasar lo acontecido en audiencias, ya sea por desconocimiento o falta de preparación”.