Edición Cero

A través de un oficio enviado al Subsecretario de Redes Asistenciales, el diputado Hugo Gutiérrez Solicita remover del cargo a la Directora del Servicio...

A través de un oficio enviado al Subsecretario de Redes Asistenciales, el diputado Hugo Gutiérrez Solicita remover del cargo a la Directora del Servicio de Salud Iquique, Dra. Adriana Tapia. Como argumento, señala que hubo un negligente manejo de la Unidad de Drogas, robo de sustancias ilícitas, quema clandestina de las mismas y malversación de fondos públicos. 

En el extenso oficio, el parlamentario entrega una serie de antecedentes sobre los cuales basa las graves acusaciones. Señala que en una visita a la Unidad de Drogasm realiza en enero del año pasado, donde asisten las principales autoridades encabezadas por la intendenta Luz Ebensperger, se constata “el precario estado de dicha Unidad, en cuanto a las condiciones de seguridad y salubridad para los funcionarios que laboran en ella”.

Producto de ello se ordena que se realice un Proyecto de mejoramiento y que se adquiera un incinerador. Y pese a que se presentó ducho proyecto, habiendo pasado más de un año, no ha habido solución definitiva. Tampoco se han implementado otras medidas, acusa Gutiérrez.

Según el parlamentario, al no dar cumplimiento a la instrucción de la intendenta, no se da cumplimiento con la normativa respecto al control de la ley de drogas

El otro punto de la denuncia se refiere a los hechos ocurridos el fin de semana del 28 y 29 de abril del año en curso, cuando desconocidos ingresaron al inmueble ubicado en Calle Zegers #536, donde funciona la Unidad de Drogas del Servicio de Salud Iquique y para no ser sorprendidos, cortando la energía eléctrica y la alarma, ambas susceptibles de ser desactivadas desde el exterior, lo que de hecho aconteció. Y que finalmente permitió que la droga fuera sustraída.

Detalla el oficio, que la alarma no operaba en condiciones óptimas y que este hecho, se hizo saber a la máxima autoridad de salud, pero que no se tomaron medidas al respecto.

“Lo que más llama la atención de todas las condiciones de inseguridad del recinto, es que la caja de empalme y transformadores de la propiedad donde funciona la Unidad de Drogas, el que se ubica en la calle, en un poste que está en la vereda del frente, es decir, que es altamente vulnerable a la acción de terceros”.

Como no se autorizó el uso de incinerador, porque estaba clausurado, en dicha unidad se siguió acumulando droga incautada “y en el mes de abril se produjo el robo de sustancias que debieron destruirse, cada 15 días, como ordena la norma”

Luego del robo de los 300 kilos de drogas ilícitas sustraídas desde la Unidad de Drogas, la Directora del Servicio de Salud Iquique, ordenó un sumario administrativo para determinar responsabilidades en los hechos. Según Gutiérrez, dicha petición es irregular, “si se considera que ella misma es la responsable de la custodia y destrucción de dichas sustancias, conforme lo dispuesto en la Ley N° 20.000 que sanciona el tráfico ilícito de Estupefacientes y la Norma Técnica N° 7 sobre “Procedimiento a seguir por los Servicios de Salud para cumplir con lo dispuesto en la Ley N° 19.366”.

Quema artesanal

Acusa el parlamentario, que al no adquirirse un horno incinerador, como lo instruyó la intendenta, de modo de destruir las drogas incautadas acorde al procedimiento, el Servicio de Salud debió recurrir a “quemas artesanales” de dichas sustancias ilícitas.

“Estas se han estado quemando en plena vía pública, en un área despoblada, al final de la Avenida Las Américas del la Comuna de Alto Hospicio, a unas 15 cuadras del Hospital de esa Comuna, poniendo en serio riesgo la seguridad de los funcionarios que concurren a la quema, tanto del Servicio de Salud como de la PDI, a los vecinos que habitan el sector y al medio ambiente, ya que el procedimiento totalmente clandestino y artesanal”.

Más aún, el diputado Gutiérrez señala que la última “quema artesanal” ocurrió el pasado jueves 24 de mayo. Relata que el procedimiento comienza a las 08:30 horas de la mañana, cuando funcionarios cargan una camioneta fiscal la cual es sacada desde la Unidad de Drogas, además de los elementos necesarios para la destrucción.

Según la denuncia, el operativo fue custodiado por un vehículo civil de la PDI con dos funcionarios. Luego ambos vehículos se trasladan a Alto Hospicio hasta llegar y en las afueras donde la droga sería quemada.

Los funcionarios acomodan los palets de madera y algunos neumáticos que abandonados en el lugar, “formando una ruma que cubre la droga en forma de pirámide, sobre la que se arroja combustible y recogiendo papeles que están tirados en el mismo sitio, encienden una rústica fogata, formándose una nube negra y tóxica”.

Para el procedimiento, acusa, no se cuenta con permiso del SEREMI de Salud o del Municipio de Alto Hospicio. “Este insólito y rústico ritual, tóxico e ilegal, se cumple desde que fue clausurado el horno del Hospital y desde la fallida compra a la empresa Meditec de un incinerador que costó alrededor de $140.000.000.-, pero que nunca funcionó, todo en un entorno peligroso, en un sector de la comuna donde conviven bandas de narcotraficantes y ciudadanos inocentes, expuestos a peligros a los que voluntariamente se someten los propios funcionarios públicos que participan de esta quema ilegal”.