Edición Cero

En un emotivo y sobrio acto, que seguramente pasó desapercibido para la gran mayoría de los iquiqueños,  un pequeño grupo, comprometido por la causa... En su último suspiro sacerdote  Poblete dijo: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”

gp8 brEn un emotivo y sobrio acto, que seguramente pasó desapercibido para la gran mayoría de los iquiqueños,  un pequeño grupo, comprometido por la causa de los derechos humanos, mediante el capítulo Iquique de DDHH, rindió un homenaje al sacerdote salesiano Gerrado Poblete Fernandez. El religios,  de 31 año, profesor de filosofía,   encontró la más salvaje de las muertes,  al morir a punta de golpes, en mano de sus captores… Hace 40 años.

Por ser un hombre joven, Gerardo Poblete se entendía muy bien con los alumnos. Era amante del conocimiento y de la vida;  y como profesor de Filosofía, promovía estos valores en sus alumnos. Quizás sea esa opción la que lo hizo un ser peligroso, como recordó en el acto de homenaje el maestro Hugo Bolívar.

gp2 br

Aquel día alguien llamó a Carabineros acusando al sacerdote. La versión oficial indica que mantenía literatura marxista y municiones.

Fue sacado del Colegio y trasladado hasta la Comisaría de Carabineros en la Plaza Brasil de Iquique. Pero no se cayó del furgón con las manos esposadas, como señaló la versión oficial, avalada por el propio Director del establecimiento. En su agonía, ya dentro de la Comisaría y habiendo recibido una mortal golpiza, el padre Poblete le dice a su superior “me están golpeando”. Es trasladado a la enfermería donde sólo se constató su muerte. Las últimas palabras del sacerdote mártir fueron: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

P. Juan Ortiz

EL HOMENAJE

Hoy, mientras la vida en la ciudad seguía su curso normal, un grupo de personas sella su compromiso con la memoria, honrando una vez más al sacerdote Gerardo Poblete.

El actual director del Colegio Don Bosco,  reverendo Julio Orrego Inostroza, quien lideró los representantes salesianos en el acto realizado ante el monolito, ubicado en la Plaza Brasil, que recuerda al sacerdote muerto el 21 de Octubre de 1973  declaró que “la figura de cualquier ser humano, más allá que sea salesiano, o religioso, si pierde la vida de manera tan violenta, no es bueno, ni justo. Desde, ese punto de vista tan natural, la base de nuestra cristiandad, ya es negativo, y hay que denunciar aquello que no está bien”.

El Padre Julio, manifiesta que “lo que el Padre Gerardo sufrió en esta ciudad,  es la consecuencia de lo que vivieron todos los chilenos en aquellos años. “Yo tenía 6 años en aquella época, pero la historia que uno conoce después, ya que también, uno se debería informar y estar al día en todo lo que nos acontece como país, como nación. Es una responsabilidad personal indagar y saber lo que a nosotros como familia chilena nos pasó”.

gp6 alumnos brTanto Javier López, presidente del Centro de Alumnos del Colegio Don Bosco, como Gerardo Campos, vicepresidente y Fabián Palza, delegado pastoral, reconocieron no saber mucho de la historia del Padre Poblete, aunque indicaron que existe una sala importante en el Colegio que lleva su nombre. Javier López, manifiesta que “”como era profesor de Filosofía, tenía un pensamiento más abierto”.

En la ceremonia también intervinieron activistas históricos de la causa por los DDHH. Lilia Alvarez recordó la vida del joven sacerdote; Hugo Bolivar que con extraordinaria lucidez puso el acento en las nuevas generaciones Juan Carlo, presidente del Partido Socialista quien destacó el legado del joven cura como “una inyección a la vena de la conciencia social”.

El poeta iquiqueño, Guillermo Ross Murray, leyó su diario de vida, que marcó el 21 de octubre de 1973, donde da cuenta de los hechos que acabaron precozmente con la vida de Poblete.