Edición Cero

Un total de 26 establecimientos educacionales incorporaron la educación ambiental en Tarapacá durante el 2016, aumentando en un 65 por ciento, respecto del año... Certificación en Educación Ambiental para otros 26 establecimientos educacionales

seremi medio ambiente
Un total de 26 establecimientos educacionales incorporaron la educación ambiental en Tarapacá durante el 2016, aumentando en un 65 por ciento, respecto del año pasado, sumando ya, 66 colegios, en total, donde se trabaja en la línea de la educación para la sustentabilidad.

Actualmente la región cuenta con 66 establecimientos que incorporaron la educación ambiental, lo que que la temática tiene un rol  más relevante, acorde a los desafíos climáticos y de contaminación que requiere requiere de la conciencia ciudadana en medio ambiente.

El Secretario Regional Ministerial del Medio Ambiente, Patricio Villablanca Mouesca, indicó  que los 66 establecimientos certificados, deben incorporar distintas prácticas ambientales, “desde tener un punto limpio o un plan de ahorro energético o bien tener dentro del currículo escolar actividades que tengan que ver con el medio ambiente. En la medida que esas actividades se van cumpliendo, se otorgan distintos niveles de certificación”, señaló.

La incorporación de la iniciativa en los establecimientos tiene como objetivo promover y generar hábitos y conductas sustentables que mejoren la calidad de vida de todos los habitantes, fomentando la participación de la ciudadanía en el proceso de mejoramiento sostenido y equitativo del medio ambiente.

Dijo la autoridad que “la idea es impulsar la educación para la sustentabilidad como eje articulador de la gestión administrativa y curricular de los establecimientos educacionales a través del Sistema de Certificación SNCAE; estimular la creación de clubes de Forjadores Ambientales para fomentar el liderazgo ambiental responsable, y desarrollar planes y programas de capacitación ambientales”.

EDUCACIÓN AMBIENTAL

La educación ambiental es un proceso permanente de carácter interdisciplinario destinado a la formación de una ciudadanía que forme valores, aclare conceptos y desarrolle las habilidades y las actitudes necesarias para una convivencia armónica entre los seres humanos, su cultura y su medio biofísico circundante.

“Ésta debe ser entendida como el proceso educativo, en sus diversos niveles, a través de la transmisión de conocimientos y de la enseñanza de conceptos modernos de protección ambiental, orientados a la comprensión y toma de conciencia de los problemas ambientales, debiendo incorporar la integración de valores y el desarrollo de hábitos y conductas que tiendan a prevenirlos y resolverlos”, señaló Villablanca.

En suma, explicó la autoridad “es un proceso educativo, integral e interdisciplinario que considera al ambiente como un todo y que busca involucrar a la población en general en la identificación y resolución de problemas a través de la adquisición de conocimientos, valores, actitudes y habilidades, la toma de decisiones y la participación activa y organizada”.