Edición Cero

Waldo Alfaron A. / Ingeniero Civil Químico La ciencia económica nace y  crece desde hace mas de dos siglos en Europa, por análisis  y... El error conceptual del pensamiento socio-político-económico de la derecha

columna Waldo Alfaro
Waldo Alfaron A. /
Ingeniero Civil Químico

La ciencia económica nace y  crece desde hace mas de dos siglos en Europa, por análisis  y estudio de los ciclos económicos-productivos de acuerdo a sus propias realidades, que representaban  la acumulación de riquezas que durante 3 siglos succionaron de los 4 continentes, donde el colonialismo significó materias primas gratis y la esclavitud les brindó mano de obra a cero costo, esta razón de intercambio con el resto del mundo le permitió a Europa concentrar el capital para su transformación en sociedades industrializadas y generar el desarrollo sostenido en medio de sus colosales guerras. El caso europeo es único por que partieron con dinero en caja para el advenimiento de la revolución industrial y sus consecuencias de transformaciones sociales y políticas.

El modelo capitalista  progresó hasta su máxima expresión en el Neoliberalismo actual, donde la panacea del “crecimiento económico” lo soluciona todo, empleo, educación, salud, calidad de vida, etc. solo con éste parámetro, sin tener una visión holística de los fenómenos sociales y su dinámica de crecimiento en procura de la prosperidad general.

La globalización de este modelo desde el fin de la segunda guerra mundial alcanzó a los otros 4 continentes antaño usurpados, donde pocas naciones tuvieron éxito, a costa de mucho sacrificio de las clases proletarias, como en el sudeste asiático.  Pero en la gran mayoría de los países subdesarrollados, con deuda externa, solo produciendo materias primas, sin base científica tecnológica, con desigualdades sociales extremas, es imposible que se logre desarrollar una sociedad próspera al aplicar este modelo Neoliberal.

Primero porque toda la riqueza generada se concentra al no poseer ningún algoritmo de redistribución del ingreso. Segundo que no muda en nada la relación de intercambio con las naciones más desarrollas en forma de un Neocolonialismo. Tercero por que la fuerza motriz que lo mueve es la obtención del lucro, ganancias, utilidades que desprecia el cuidado  por el medio ambiente y lo depreda,  cuarto por que es refractario a las otras necesidades humanas de cultura, recreación, arte, deporte, actividades de carácter espiritual, etc.

Y por último por que crea en la sociedad humana un cambio cultural profundo con pérdidas de valores éticos y morales como la solidaridad, fraternidad, caridad, equidad, filantropía, sociabilidad, urbanidad y los sustituye por el individualismo, el egoísmo, el consumismo, hedonismo, permisividad y relativismo, o sea, es un cambio de paradigma drástico.

Si el modelo fue exitoso en Europa y sus aliados, no necesariamente es aplicable a cualquier nación, que posea  características culturales,  históricas, ancestrales de costumbres y tradiciones incompatibles con éste, por  que se produce una degradación moral al crear nuevos gustos y nuevas necesidades, sin aumentar al mismo tiempo las aptitudes económicas necesarias para satisfacerlas, esto es socialmente riesgoso por que  la población al aspirar a  mejores condiciones de calidad de  vida que el sustento económico no es capaz de satisfacerlo, engendra hechos delictuosos y de inestabilidad social. Ejemplo: Transantiago.

En Chile el modelo fue aplicado por los Chicagoboys en dictadura y solamente ha sido infelizmente exitoso en la concentración de la riqueza, por que en ningún otro índice de medición del PNUD se ha avanzado tanto. Las privatizaciones de todas las actividades económicas en más de 40 años no han producido un ápice de desarrollo humano.