Edición Cero

Anyelina Rojas V.- Luis Caroca Vásquez, que siendo muy joven estuvo recluido en Pisagua y distinso recintos penales, tras el golpe del año 1973.... Nombre de Luis Caroca, ex preso político y activista de DDHH, aparece en los registros de Gendarmería: “Los libros hablan por sí solos”, dice impactado

Anyelina Rojas V.- Luis Caroca Vásquez, que siendo muy joven estuvo recluido en Pisagua y distinso recintos penales, tras el golpe del año 1973. Tenía sólo 18 años y era un destacado militante; era el presidente de la Juventud Socialista. Hoy preside la Corporación de Derechos Humanos y Sitios de Memoria de la Región de Tarapacà en tal calidad, asistió a la transferencia de los registros de Gendarmería al Archivo Nacional.  Para él, la lucha no ha  terminado.

El acto, que marca un hito en materia de derechos humanos, es de un interés general, pero, en su caso, también particular ante su propia experiencia de reclusión. “Para mí fue impactante saber que mi nombre salga  en los registros, de acuerdo a lo que vieron otras personas y que incluso sacaron fotos”.  Agregó que la relevancia es que en los archivos “hay una verdad que siempre se ha querido negar y este hallazgo contribuye con un grano de arena a iluminar y establecer que ésta es la verdad”.

Consultado, señaló saber, aunque no de manera oficial, que hay prisioneros políticos que habiendo estado recluido, sus casos no se reconocieron, por lo que espera que si sus nombres aparecen en los registros finalmente se haga justicia. “Es que los libros hablan por sí solos y pueden ser utilizados en distintas hechos; en los procesos judiciales o para que se reconozca la calidad de preso político. Me parece que no corresponde que haya personas que padecieron igual que yo y su historia no es reconocida hasta ahora”.

Y aunque la Ley Valech esté cerrada, estima Luis Caroca que la información de los registros de Gendarmería y ahora en poder del Archivero Regional, debe ser considerada “porque esta es una verdad irrefutable, y como señalé, estos registros hablan por sí solos y constituyen un documento oficial del Estado de Chile”.

SU HISTORIA

Luis Caroca Vásquez militaba en la Juventud Socialista desde su adolescencia. Fue in líder innegable, lo que le llevó a presidir la JS y otras instancias. El 10 de septiembre, un día antes del golpe, fue detenido y llevado a la Comisaría de Carabineros, que funcionaba donde hoy está el edificio de Eliqsa.

El día del golpe, el martes 11 de septiembre, fue llevado al Regimiento de Telecomunicaciones, donde fue brutalmente torturado, al igual que otros presos. No sabía el entonces joven socialista que estaba iniciando un largo periplo que le significaron pasar por distintos recinto penales a lo largo del país y terminando en el exilio.

Del Telecomunicaciones fue llevado a Pisagua, en el primer camión que partió con prisioneros a ese destino.  Luego lo trajeron nuevamente al Regimiento, pasando por el polígono  de tiros y en un galpón, donde nuevamente sufrió de torturas.

Siguió su periplo siendo trasladado a la Cárcel de Iquique, cuando estaba en calle Gorostiaga con Aníbal Pinto. Nuevamente al Regimiento Telecomunicaciones y Pisagua, donde finalmente es condenado, debiendo cumplir el castigo de 3 años de reclusión en el recinto penal iquiqueño.

También pasó por la Cárcel de castigo en Victoria, IX Región,  cárcel de Chañaral y Capuchinos en Santiago. De allí fue deportado saliendo al exilio hacia Dinamarca.

Caroca en el año 73 pololeaba con su esposa, Julia Gandarillas, con quien se caso, estando preso en la cárcel de Iquique. Su hija nació cuando estaba en cautiverio y sólo la pudo conocer a los 8 meses de vida. Cuando subió en el avión, deportado también llegó su esposa e hijita, partiendo al exilio como joven familia, sin saber qué les esperaba. En los 90, la familia ya consolidada con más hijas, volvió a Chile.

Toda esta larga historia está refrendada hoy de forma oficial, cuando el nombre de Luis Caroca Vásquez, aparece en los añosos registros de Gendarmería. Un par de líneas que dan cuenta de una terrible historia.

NOTAS RELACIONADAS

Archivos de Gendarmería transferidos al Conservador: Un aporte para la causa de derechos humanos

No hay comentarios.

Sea la primera persona en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *