Edición Cero

Guillermo Jorquera M./ Ex Director del TIUN-TENOR La Red de Mujeres del Norte, cotidianamente está construyendo caminos para valorar, identificar y reivindicar los derechos de... Violeta Parra en Red de Mujeres

Guillermo Jorquera M./ Ex Director del TIUN-TENOR

La Red de Mujeres del Norte, cotidianamente está construyendo caminos para valorar, identificar y reivindicar los derechos de la mujer. Por ejemplo realizan cursos para capacitarse en esas materias y por supuesto que están prontas a conmemorar fechas tan significativas como el Día Internacional de la Mujer, y en esta ocasión unieron a esta conmemoración a nuestra Violeta Parra, que el próximo octubre cumple 100 años de edad. Digo esto porque estamos seguros que en Chile y en otras latitudes del mundo la Viola murió para volver a nacer.

Y con el ñeque y el impulso que les caracteriza, conozco a varias de ellas, lograron levantar una carpa frente al mar, (Estacionamientos de la UNAP) para unir ambas conmemoraciones. Tratándose de Violeta, creo que la carpa era un símbolo que la identifica.

Todo lo que allí ocurrió tuvo la impronta de ella; en la antesala de la carpa, se logró instalar una Exposición de “Los quehaceres de Violeta” de creación de las artistas iquiqueñas en cerámica, pintura, arpilleras, lanas etc. Ocasión en que el Taller formado solo por artistas mujeres “Nayra Ampara” que lidera Virginia Dávalos Pomareda, expuso su trabajo “Con Violeta en los colores”, primer homenaje del año 17 para la chilensis. En la carpa todo lo expuesto, recitado bailado y musicalizado fue con el legado musical y poético de la Viola.

Nunca había escuchado un “Gracias a la vida”, danzado con tanta dulzura; un puñado de mujeres cargando a sus bebés en mochilillas canguros en sus pechos, dándole vida al canto inmortal que recorre el mundo.

Nunca había escuchado un “Run Run, se fue pal norte”, acompañado de acrobacias de tres jóvenes mujeres, que con movimientos y figuras diseñadas con sus cuerpos le otorgaron nortinidad al tema. Aporte del Circo Teatro “En la Cuerda” de Alto Hospicio.

Nunca había escuchado un “Volver a los 17”, cantada por una joven roquera, con sonidos de guitarras, saxo y bajos.

Nunca había escuchado a un coro de mujeres ex prisioneras políticas, cantando un tema tan sentido, tan asumido por su corazón, por su historia, por nuestra historia; “Chile limita al centro de la injusticia”. (…Claro que algunos viven acomodados, pero eso con la sangre del degollado…).

Nunca había escuchado “El desconfiao”, cantado con tanta fuerza, con tanto acorde, cajoneado con gracia a la peruana, y con un profesional, sentido y modulado cantar.

Nunca había escuchado a presentadoras de eventos que no utilizaran la manoseada muletilla “¡¡¡Fuerte el aplauso para!!!…”, todo fue presentado con mucha espontaneidad y mesura, sin maquetas.

Nunca me imaginé que volvería escuchar la potente, clara y profesional voz de Sonia Castillo, diciendo con sentimiento, corazón y con el alma las “Décimas” de Violeta Parra, entre espectáculo y espectáculo, en un escenario distinto a nuestro Teatro de siempre.

Y hubo otras intervenciones artísticas de jóvenes bandas de Iquique, de Tarapacá. Pero allí me evadí y empecé a pensar que el canto de Violeta es un solo canto enredado en su corazón, y que ha llegado hasta el alma de bebés, (que también actuaron), niños, jóvenes, adultos, y me puse a divagar en eso; en ese en-redo de cantares:

*Me mandaron una carta/ por el correo temprano/ y esa carta me dice: que Run Run se fue pal norte/ primero perdí las plumas/ y luego perdí la voz/ y arriba quemando el sol/ cuando vide los mineros dentro de su habitación/ que pena siente el alma/ que he sacado con quererte/ corra sur o corra norte/ llorando  estoy/ según el favor del viento/ me voy me voy.  ¿Cómo se llega al alma del desconfiado/ que vive pregonando “no me han amao?”.

Volver a los 17 después de vivir un siglo/ el amor es torbellino/ hasta el feroz animal/ susurra su dulce trino/ adónde se fue Lautaro perdido en el cielo azul y el alma de Galvarino se la llevó el viento sur. Ya no son los españoles los que les hacen llorar/ hoy son los propios chilenos los que les quitan su pan.  Canto la diferencia que hay de lo cierto a lo falso/ de lo contrario no canto; de arriba alumbra la luna, con tan amarga verdad: La vivienda de la Luisa/ que espera maternidad/ sus gritos llegan al cielo/ nadie la puede escuchar: es la fiesta nacional. Canto a lo chillaneja si tengo que decir algo/ y va brotando/ brotando como el musguito en la piedra/ hay si si si: ¿Que dirá el Santo Padre que vive en Roma, que le están degollado a su paloma?

 Gracias a la vida/ que me dio el corazón que agita su marco/ cuando miro el fruto del cerebro humano/ cuando miro el bueno tan lejos del malo. Me ha dado la risa y me ha dado el llanto/ los dos materiales que forman mi canto. Cinco noches que lloro por los caminos/ cinco dolores que llevo adentro/ paloma ausente. Gracias a la vida que me ha dado tanto/ el canto de todos que es mi propio canto.

El minero produce buenos dineros/ pero pal bolsillo del extranjero/ Mucho dinero en parques municipales y la miseria es grande en los hospitales / Al medio de la Alameda de Las Delicias/ Chile limita al centro de la injusticia.*

Este comentario se refiere al evento organizado por la Red de Mujeres del Norte, sucedido el 7 de marzo, como preámbulo del Día Internacional de la Mujer, centrado en nuestra inolvidable Violeta Parra. Espero que Isabel y Tita, se hayan ido contentas, yo me quedé emociona’o.