Edición Cero

Guillermo Jorquera M./ Ex Director del TIUN-TENOR Es común escuchar el término; Hombres de Teatro. Sin embargo también la historia del teatro la han trabajado... Mujeres de Teatro

Guillermo Jorquera M./ Ex Director del TIUN-TENOR

Es común escuchar el término; Hombres de Teatro. Sin embargo también la historia del teatro la han trabajado y escrito las mujeres, pero no se usan cotidianamente aquellas palabras para referirse a ellas. Creo que es necesario reflexionar: en Iquique muchas mujeres se han dedicado al arte teatral, sin embargo creo que es bueno identificar a  aquellas que lo han hecho tanto desde la dirección artística, como de la dirección administrativa.

Sonia Castillo y Luisa Jorquera, fundadoras del TEA (Teatro es Amor), cuando el TENOR bajó el telón, decidieron seguir en las tablas y formaron su propia compañía; se dedicaron a hacer teatro para niños, y también para adultos, recordado es su “Cariño Malo”, de Inés M. Stranger, obra sólo con personajes femeninos. Ambas estuvieron trabajando en la Escuela Artística “Violeta Parra”, Luisa aún continúa allí y ha creado con sus alumnas la Compañía de Teatro “VIP”.

Sonia Sepúlveda, se dedicó a enseñar teatro, en los colegios de Enseñanza Media; Academia Iquique y el Colegio Inglés. Grupos de los cuales salieron a la escena nacional; Rodrigo Bazaes, (Premio APES, 1997), Jaime Guzmán Brantes, Marisol Salgado, y Theddy Zorrilla, actriz del Teatro Imagen.

Carolina González Alville, la última actriz que incorporó el Tenor a las Tablas, estudio Teatro en la Escuela Imagen, fundó en Iquique la Cía de Teatro “Ojo Piojo” y pusieron en escena el musical “Jesucristo Superstar”. Luego otras manos tomaron esa dirección y ella volvió a Santiago a desarrollar su carrera, estuvo en grandes montajes. En Iquique dirigió y actuó sabiamente en el Espacio Antifaz la obra “Las Mujeres de Neruda”, en la celebración del Día Nacional del Teatro Chileno, año 2012.

Lisette Gómez, de la Universidad Arturo Prat, formó un grupo con alumnos y alumnas universitarias que denominó “Malas Juntas”, sus propuestas eran creativas, y dinámicas, evidentemente sus presentaciones eran en la Sala del Teatro Expresión. Un amigo, ex Director de Extensión Académica y Cultural de la Unap, me sopla que una de las propuestas estaba basada  en el tema nuevaolero de Alan y sus Bates, “Perdóname”.

Balbina Morales, actriz del teatro Expresión, una vez separada de éste, fue la directora de la Compañía de Teatro “Pate’Palo, en recuerdo de Willy Zegarra. Desarrollaron un proyecto, junto a Cynthia Lineros, sobre la vida y obra de Don Willy.

Además incursionó en la gestión teatral organizando encuentros periódicos con grupos teatrales de la sub región y actores y actrices invitadas desde la capital.

Fue, una de las mujeres de teatro que inició un movimiento con el objetivo de lograr actividades conjuntas con las Compañías iquiqueñas.

Marisol Salgado, que de la academia de teatro del Colegio Inglés, viajó a estudiar teatro a Santiago, regresó como actriz profesional, realizó junto a Carola González  la puesta en escena “Carne de cañón” de Guillermo Ward, que ellas rebautizaron, como, “Sin con suelo”, una desgarrada realidad de las mujeres inmigrantes en Iquique.

Pero, enfatizó su calidad de mujer de teatro, cuando desde Santiago decide poner en escena una trilogía de la obra de Juan Radrigán, junto a su Director Jaime Guzmán Brantes, representando la realidad de un teatro de la sub cultura, pensando en el público iquiqueño, para relevar el teatro del pueblo como Teatro Clásico Chileno.

Andrea Pizarro, actriz, dramaturga, gestora cultural, junto a Eduardo se han dado la tarea de ofrecer un espacio, para que en Iquique haya espectáculos teatrales permanentes, ofreciendo su sala, como el epicentro teatral de Iquique.

Sus puestas en escenas son creativas, identitarias, realistas y conectadas con la época que vivimos. Sin embargo no solamente está preocupada de la formación de audiencias; sus academias para niños y jóvenes, son una fuente de la que, permanentemente, fluyen nuevos talentos.

Y si levanto la vista, me encuentro con la figura de Nena Ruz, en la comuna de Pica, ella junto a Pepe Paoletti, congelaron una etapa gloriosa de la historia del Teatro Chileno; el sainete del Teatro Móvil del Norte. La autoridad institucional de esa comuna, nunca entendió que Nena, era un Tesoro Humano Vivo, que mantenía, hasta antes de su muerte, el género histórico del sainete, junto a su incondicional grupo que formaban la Compañía de Teatro “Pepe Paoletti”. En sus funerales (8/7/2014) faltó el aplauso final de la gente de teatro, nadie en Iquique se enteró.

Gullia Olivera, estudió su enseñanza media en Iquique, sus compañeras la recuerdan porque era una escritora en ciernes, se expresaba en poesía. Se fue a vivir a Arica y allí fundó una Compañía de Teatro “Talía”, con la que expresaba, el entorno, la realidad contingente de la región y la sub región. Puso en escena, por ejemplo, la tragedia de las niñas de Alto Hospicio, víctimas del sicópata de esa comuna, obra que tituló “Todas iban a ser reinas.

Y ya que estoy con mi recuerdo en Arica, no puedo dejar de mencionar a Adriana Cataldo, de raíces iquiqueñas, que contra viento y marea fundó el espacio cultural “El Tren”, y hoy con su “Cholita”, recorre el país, gracias a su inagotable e innata gestión cultural.

Hay una nueva camada de mujeres de teatro en Iquique, como Carime Cisternas,  Charisse Kong Carolina Díaz, Gabriela Valenzuela, Daniela Ramírez.

También son Mujeres de Teatro las actrices que han aportado su voluntad y creatividad a la historia del teatro iquiqueño.

Es muy probable, que haya olvidado a alguna Mujer de Teatro, a quienes les ruego me disculpen, a esta altura del partido, a veces me olvido hasta de mi nombre.

Pero los teatristas  de Iquique no debiéramos olvidar nunca, a la compañera y Directora de aquel, a quién reconocemos como el padre de esta generación teatral iquiqueña, Jaime Torres (Q.E.P.D), que siempre, siempre, salvo contadas excepciones, fue dirigido por su mujer; Cecilia Millar, Mujer de Teatro, su nombre debe estar grabado a fuego en nuestros corazones.