Edición Cero

Leonor Quinteros Ochoa/ Académica, Ex directora del SERNAM Tarapacá Hace un par de años recibí una llamada de parte de la Fundación Praxis, interesados... El porqué yo voto por Rodrigo Oliva

Leonor Quinteros Ochoa/ Académica, Ex directora del SERNAM Tarapacá

Hace un par de años recibí una llamada de parte de la Fundación Praxis, interesados en que presentara en un foro el caso de nuestra escuelita libre Ayni, iniciativa ciudadana autosustentable. Acepté encantada, pues nunca antes nos habían invitado a un foro educativo o a contar sobre nuestra experiencia; tal como muchas iniciativas ciudadanas que permanecen en silencio y con poca cobertura mediática.

Ese día conocí a Rodrigo Oliva, presidente de la fundación que había organizado el evento, hoy candidato a diputado por el Frente Amplio en Tarapacá. Rodrigo me informó que la fundación, creada en 2015 tenía la finalidad de aportar al desarrollo de estudios críticos de la región, vinculándose con el mundo académico local, y aportando así con diálogo a los conflictos locales; ya habían organizado muchos eventos para dar espacio a  lo que hoy día en Chile llamamos la “mayoría silenciosa”.

Supe entonces que estaba tratando con gente con ideales, pero con pies en la tierra, capaz de realizar acciones concretas con y para la gente de nuestra ciudad. Le pregunté a Rodrigo si era profesor o estudiante de Pedagogía, dado su alto conocimiento en torno a la realidad de los docentes y de la situación escolar y universitaria en Chile, pero me sorprendió cuando me contestó que era Ingeniero Civil Industrial. En Chile no es poco común el aislamiento cognitivo de los que ejercemos alguna profesión, y me pareció maravilloso ver el interés frente a un tema que nunca estuvo en la malla curricular de la carrera de Rodrigo.

Pero mi sorpresa fue aún mayor cuando me contó sobre su trayectoria como líder estudiantil, y su actividad como miembro del sindicato de Cavancha y como pescador; pues también era cercano al mundo de la pesca artesanal. Su preocupación por la protección de los recursos marinos de nuestro país lo motivó a seguir un magíster en Medioambiente en la USACH, siempre con el afán de contribuir a una mejor calidad de vida de sus compañeros pescadores y garantizar el uso sustentable de los recursos pesqueros de nuestro país.

No pasó mucho tiempo cuando supe que había ganado un nuevo amigo. Cada vez que nos encontrábamos, Rodrigo compartía conmigo algún análisis político o alguna noticia regional. Un curioso eterno y ávido lector, le interesaba las dificultades para estudiar decentemente en Chile, el peligro de perder por una injusta ley, dictado bajo coimas y corrupción nuestros recursos pesqueros; la falta de espacios de participación para las organizaciones y el exacerbado e indolente centralismo en nuestro país. Pero a diferencia de la mayoría de la joven izquierda chilena, Rodrigo no se desgastaba expresando su malestar por Facebook, twitter, con un lenguaje subido de tono; Rodrigo siempre optaba por proponer y resolver.

Me gustaba verlo conversar con personas de la tercera edad, con estudiantes, con mis amigos, e incluso con mi propia familia, pues veía su gran capacidad de escuchar con empatía, curiosidad y atención, sin importar el origen social o la edad, en la calle, en el barrio, en los sindicatos, en la ciudad. Pero también admiré su capacidad organizativa y creativa, cuestión que se ve plasmado claramente en su programa para la diputación por Tarapacá.

Después de tantos años de abuso de un sistema neoliberal que se agotó robando a la diestra y siniestra; que nos dividió dejándonos en el ranking de los países más desiguales en la OCDE; después de tantos años de políticos que se repiten el platoperdiendo su capacidad de escuchar y que terminan por rodearse de “seguidores” sin realmente tener un espacio de participación y decisional me parece un regalo del cielo contar con estos jóvenes chilenos como Rodrigo, que están dispuestos a pensar y actuar a largo plazo y en pos de los más perjudicados. Tarapacá necesita políticos con mirada a futuro, que no pierdan ni malgasten su energía en cuestiones inmediatas poniendo parches que después de algunos años se diluyen y pierden. Me aburrí de la política cortoplacista, de la política electorera, de lo inmediato, lo cómodo, lo pragmático.

Me aburrí de las acciones legales dentro de un marco legal añejo, espurio y cómplice de la usurpación al pueblo chileno. Me cansé de los acuerdos bajo cuatro paredes, de la falta de visión sobre el medioambiente, nuestros recursos y el futuro que nos aguarda. Me cansé de políticos que ni siquiera son capaces de ponerse en nuestros zapatos, de ser empáticos, de conocer lo que significa vivir en Chile con un sueldo promedio de 350.00 pesos. Me cansé de la falta de respeto hacia las mujeres, hacia los niños y niñas; invisibilizados en el discurso político corriente en Chile.

Nuestro país necesita liderazgos participativos e inclusivos; necesitamos puentes que nos unan, y para ello, necesitamos una política que sea abierta a los movimientos sociales y a la gente misma, con toda su diversidad y experiencia.

Rodrigo es  mi candidato, por su capacidad organizativa y hacedora, y sobre todo, por su claridad sobre las problemáticas  que vivimos todos los días en un sistema profundamente injusto que nos aisla y divide. Voto por Rodrigo por las personas que lo acompañan, gente de todas las edades, de distintos sectores sociales, con los mismos sueños que millones en Chile. Por todas estas razones, yo voto por Rodrigo,¡y te invito hacerte parte!