Edición Cero

Contar con ambientes educativos enriquecidos y confortables, donde niños y niñas son protagonistas de experiencias de aprendizaje, es uno de los ejes esenciales que... A 148 niños albergará Jardín Infantil Calichito,  que pasó de ser un centro abierto a un moderno jardín infantil

Contar con ambientes educativos enriquecidos y confortables, donde niños y niñas son protagonistas de experiencias de aprendizaje, es uno de los ejes esenciales que plantea Integra a través de su Política Educativa. Así lo demuestra el nuevo jardín infantil Calichito, que fue inaugurado por la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, durante su reciente visita a Iquique. Uno de los más modernos que tiene la institución construido con estándares de calidad por sobre lo exigido para este tipo de edificaciones, con espacios físicos educativos que consideran más metros cuadrados y nuevas salas para la incorporación de actividades como psicomotricidad, juegos grupales y bailes, entre otras.

“Para nosotros el ambiente educativo es el tercer educador; primero las familias y segundo el equipo educativo, en ese entendido, la exposición permanente a este medio debe favorecer el aprendizaje de los niños y niñas, por lo mismo Integra está realizando importantes inversiones en este ámbito para poder brindar mayor bienestar a ellos, sus familias y el equipos”, sostuvo Yocelin Sanhueza, directora regional de Integra.

El lugar que albergará a 148 niños en 980.68 mts2 de construcción, significó una inversión superior a los $890 millones distribuidos en infraestructura, equipamiento y material didáctico. Cuenta con 6 salas, dos de ellas para 36 lactantes y cuatro niveles medios para 112 párvulos. Tres salas de expansión, hábitos higiénicos, de mudas, patios, sala de amamantamiento, cocinas, oficinas de administración, primeros auxilios, estacionamiento y un ascensor para personas en situación de discapacidad.

FAMILIAS

Todo este cambio que ha experimentado el jardín infantil y los resultados a la vista no han dejado indiferente a las familias. Bien lo sabe Balvina Iribarren, quien lleva 15 años ligada a este centro educativo que hoy alberga a su hija y que hace varios años recibió a ella.  “Aún recuerdo mi niñez cuando esto era un centro abierto. Acá asistí junto a mis hermanos y ahora es una generación donde están mis hijos. Es impresionante ver el cambio que ha tenido, hoy es un jardín grande, con colores, con material educativo de calidad y un lugar donde realmente aprenden mis hijos”, precisó la apoderada.

HISTORIA

En el año 1982 nace el centro abierto “Calichito”, que comenzó a funcionar en carpas, sobre un ojo de mar. En este mismo lugar atendían médicos y enfermeras, siendo un centro asistencial. En el año 1985 se realizó una mejora de suelo en el terreno, construyendo así un jardín infantil de estructura sólida y segura para la atención de los niños y niñas. Ese mismo año, tras un gran sismo, el Centro Abierto sufrió graves daños, por lo que hubo que demoler las dependencias y la reconstrucción fue posible después de largo tiempo, fue en 1996 cuando reinauguró. Desde entonces comenzó a llamarse Jardín Infantil y Sala Cuna “Calichito”, dejando de ser Centro Abierto.