Edición Cero

Pesar causó en sus familiares y en un gran círculo de amistades y conocidos, el deceso de Valentín Chipoco Jorquera, ocurrido en la mañana... Familiares y amigos despiden a destacado iquiqueño Valentín Chipoco Jorquera

Pesar causó en sus familiares y en un gran círculo de amistades y conocidos, el deceso de Valentín Chipoco Jorquera, ocurrido en la mañana de este martes 10, mientras se encontraba hospitalizado, tras un agudo cuadro  que comprometió totalmente su estado de salud, precipitando su partida. Al momento de fallecer tenía 72 años.

Valentín Chipoco, era hermando de Dora Chipoco, destacada periodista iquiqueña, ampliamente reconocida por su gremio; y de Aldo Chipoco,  académico de la Universidad Arturo Prat. Le sobreviven, además, sus hijos y nietos, todos quienes han asumido con entereza su partida, destacando las grande virtudes que tenía y que lo transformaron en una gran persona.

Muy joven Valetín Chipoco ingresó a trabajar a la Municipalidad de Iquique en 1967. Tras el golpe militar dejó de prestar funciones y con el retorno de la democracia y con Jorge Soria Quiroga de vuelta como alcalde, se reintegró a la casa Consistorial, desempeñándose como inspector en el Departamento de Tránsito y en la sección de patentes comerciales. Hace ya varios años,  siempre como funcionario municipal, se desempeñaba en el Tercer Juzgado de Policía Local.

Era de personalidad tranquila. Sin embargo, mantenía grandes amigos con los cuales se reunía cada semana. Amante iquiqueño, siempre se destacó por defender su ciudad.

Su hermana, Dora Chipoco, si bien siente un profundo dolor, señaló que está tranquila porque Valentín, pese a arrastrar una enfermedad coronaria desde hace muchos años, vivió la vida con simpleza, en familia y compartiendo con sus amigos. Fue un gran funcionario, porque pese a estar enfermo, siempre se preocupó de cumplir fielmente con su trabajo.

Precisamente se encontraba trabajando, cuando le sobrevino un cuadro ya más severo, que obligó a su traslado al Hospital Regional, donde fue intervenido, pero no logró sortear la enfermedad.

Sus restos son velados en la Iglesia San Francisco, la misma a la que acudía regularmente. De hecho, sus primeros años de escolar los vivió en la que fuera la escuela franciscana y más tarde, fue monaguillo de dicha parroquia.  Previo responso, será sepultado en el Cementerio Parque del Sendero, a las 16.00 hrs. de este miércoles 11 de octubre.

 

  • chepepe

    11 octubre, 2017 #1 Author

    esta biografia no dice que fue un valiente en el que podian confiar sus compañeros de prision. Aguante Chipoco, Avisale a los que ya no estan y que te esperan para que cuentes la papa.

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *