Edición Cero

A 4 metros con 80 centímetros fue alzado el cobertizo para la inspección de buses interprovinciales en la avanzada de Quillagua, 226 kilómetros al... Inversión sobre los  $100 millones para mejorar instalaciones en Avanzada Aduanera de Quillagua

A 4 metros con 80 centímetros fue alzado el cobertizo para la inspección de buses interprovinciales en la avanzada de Quillagua, 226 kilómetros al sureste de Iquique. Las obras se suman a la habilitación de módulos habitacionales para ampliar la dotación de aduaneros en esa avanzada.

El Director Regional de la Aduana de Iquique, Dennys Beltrand Santos, realizó una visita inspectiva para conocer el estado de avance de las construcciones que consideran una inversión de $ 111.703.730 y se insertan en las políticas de mejoramiento de infraestructura que impulsa la Subdirección Administrativa del Servicio Nacional de Aduanas.

La Subdirectora Administrativa, Silvia Salinas, explicó que estas obras “responden a un plan institucional de altas inversiones para mejorar la infraestructura en distintos puntos del país, con el objetivo de dotar a Aduanas de mejores condiciones para atender a los usuarios y para que nuestros funcionarios puedan cumplir con su trabajo fiscalizador y de control  en espacios con altos estándares de calidad”

El actual cobertizo era de la década del setenta y su altura máxima era de 3,93 metros, lo que obligaba a los buses a bajar sus sistemas de suspensión y pasar con mucho cuidado. “Hoy el cobertizo quedó con 4,80 metros y se dotó además de potentes focos led para mejorar la iluminación”, explicó Beltrand.

En tanto, la habitabilidad para los funcionarios se amplió en 8 habitaciones y cuatro baños, cuya construcción considera un perímetro galvanizado y estructura de metalcom, la que se trabajó con aislación de lana mineral de 90 milímetros para soportar los cambios extremos de temperatura.

Las obras fueron licitadas y se las adjudicó la empresa Terracam. “La avanzada de Quillagua es uno de los controles más importantes del país y recibe un tránsito superior a los 2 millones de pasajeros por año, a lo que se suman más de 500 mil vehículos, por lo tanto, era necesario ejecutar obras de mejoramiento en favor de los pasajeros y de los funcionarios”, agregó Beltrand.